Industria inicia el reparto masivo de bombillas de bajo consumo

Sólo el 39% de los usuarios canjea los vales gratuitos en las oficinas de Correos

A partir de hoy, 2,6 millones de hogares madrileños y 1,3 millones de hogares gallegos empezarán a recibir vales de las compañías eléctricas para canjearlos por bombillas de bajo consumo. Será, esta vez sí, el inicio de la distribución masiva de bombillas, anunciada por el ministro Miguel Sebastián en 2008 y que se extenderá a todas las comunidades a partir del mes de julio.

Hasta la fecha, tres comunidades autónomas, Navarra, Aragón y La Rioja, han aplicado la medida diseñada por Industria que prevé, con un presupuesto total de 137 millones de euros en dos ejercicios -2009 y 2010- distribuir 42 millones de bombillas de bajo consumo en dos años.

Desde el departamento que dirige Miguel Sebastián, el balance es positivo. La distribución en las tres comunidades, señalan fuentes del ministerio, ha superado las expectativas. Y, sin embargo, una primera aproximación a las cifras enfría cualquier euforia. Del millón de vales enviado a los usuarios navarros, riojanos y aragoneses (1.008.704 vales exactamente), sólo se han canjeado por bombillas en las oficinas de Correos el 39,9%, 402.497 unidades.

Por supuesto, no se sabe cuántas de las bombillas recogidas en las tres comunidades hasta el 8 de junio se han utilizado realmente y han sustituido a las incandescentes, que gastan más y de manera menos eficiente.

La comunidad en la que menos canjes de vales por bombillas se han realizado es Navarra (77.401 bombillas de los 266.342 vales enviados, un 29,1%), seguida de La Rioja (57.189 bombillas de 154.035 vales, el 37,1%) y de Aragón (267.907 bombillas de 588.327 vales, el 45,5%).

El reparto de bombillas de bajo consumo, que ha sido motivo de encendidas críticas de la oposición al ministro Sebastián, es una de las medidas contenidas en el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética. Según Industria, la iniciativa permitirá reducir hasta un 0,7% el consumo eléctrico total del país, lo que equivale al consumo anual de 450.000 hogares.

Sebastián ha defendido la medida con gran énfasis, destacando siempre que una lámpara de bajo consumo ahorra unos 100 euros a lo largo de su vida útil, ya que consume un 80% menos de energía y dura entre seis y ocho veces más que las incandescentes.

En cualquier caso, el reparto de bombillas en España se adelanta a los plazos previstos por la UE. Bruselas prevé la supresión progresiva de las bombillas incandescentes a partir de septiembre de este año, para que se dejen de comercializar en la UE -si la crisis lo permite- en 2012.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS