Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Empeoran las perspectivas

El Gobierno asume que habrá más de cuatro millones de parados hasta 2012

Economía aporta otros 17.000 millones a las prestaciones por desempleo, que dobla ya el presupuesto inicial - La Seguridad Social mantiene el superávit

"Decir que lo peor ha pasado ya es una expresión un poco exagerada para lo que está sucediendo". Vistas las nuevas previsiones sobre la economía española, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, bien podía estar pensando en la evolución del empleo cuando dijo en voz alta estas palabras, el pasado lunes. Porque el mercado laboral vuelve a llevarse la peor parte de las cifras que Salgado desgranó ayer. La tasa de paro, que ya alcanzó el 17,4% en el primer trimestre de este año, escalará hasta rondar el 19% en 2010 y no se bajará del 17% hasta 2012. El Gobierno asume así que el número de desempleados no bajará de la histórica cifra de cuatro millones de personas en lo que queda de legislatura.

"No llegaremos a cinco millones ni de lejos", afirma Salgado

Con el paro en niveles tan altos, el desequilibrio en las cuentas del Servicio Público de Empleo está asegurado. El Gobierno se aprestó ayer a tapar el déficit de recursos que las prestaciones por desempleo, también en cifras récord, amplía semana a semana. Sólo en abril, el Ministerio de Trabajo destinó 2.600 millones a parados con derecho a prestación. El pago de esta renta es ya casi la mitad de los 6.000 millones que distribuye el sistema de pensiones cada mes.

Salgado anunció ayer la ampliación en 16.898 millones de euros del presupuesto del Ministerio de Trabajo para 2009, una dotación que se dedicará casi en exclusiva a cubrir el gasto en prestaciones por desempleo. De este modo, Economía dobla los recursos para esta partida en apenas seis meses.

El presupuesto de 2009 adjudicó 19.292 millones al pago de prestaciones por desempleo. En enero, Economía habilitó un crédito extraordinario de 2.000 millones, que complementa ahora con casi 17.000 más. En total, el Gobierno ha reservado más de 39.000 millones a garantizar los ingresos a los parados con derecho a prestación.

A diferencia de las previsiones de enero, en las que se vaticinaba un recorte del desempleo en 2010 y una tasa de paro por debajo del 15% antes del fin de la legislatura, el Gobierno considera con este nuevo pronóstico que la digestión de la crisis en el mercado laboral va a ser lenta y ácida. Según los cálculos expuestos por Salgado, la destrucción de puestos de trabajo no remitirá hasta 2011. Y para ver una rebaja sensible en la tasa de desempleo, habrá que esperar a la próxima legislatura.

"En la recuperación, el empleo suele ser una variable retrasada", adujo Salgado. Aún así, el pronóstico del Gobierno vuelve a ser algo más benigno que el de otros organismos internacionales o servicios de estudios en el frente laboral. La mayoría de ellos cree que con un retroceso del PIB como el que estima el Gobierno para 2010 (-0,3%), la tasa de paro estaría más cerca del 20%.

Lo que no se atisba por ahora en las previsiones del Gobierno ni en la de los expertos es que la cifra de parados llegue a los cinco millones. A diferencia de las últimas semanas, Salgado volvió a ser tajante: "Con las cifras planteadas no vamos a llegar a los cinco millones ni de lejos". La vicepresidenta económica insistió en que el Gobierno hará "todo lo posible" para mejorar las previsiones sobre el mercado laboral que reveló ayer.

Lo único que permanece sin apenas cambios en el nuevo pronóstico de Economía es el saldo presupuestario de la Administración de la Seguridad Social. Hasta 2012, prevé un superávit que oscila entre el 0,2% y el 0,5% del PIB, pese a que en esta partida se computa el déficit por el pago de prestaciones por desempleo. Salgado consideró un "éxito" que las cotizaciones sociales sigan cubriendo con holgura el pago de pensiones. "El ministro de Trabajo [Celestino Corbacho] estaba en lo cierto cuando dijo que habría superávit", recalcó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 2009