_
_
_
_
_

Los empresarios defienden la política de la Xunta en Vigo

Hay recursos para los proyectos que paraliza el Gobierno, dice el PSdeG

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, criticó ayer a la Xunta por "rozar el obstruccionismo" al "paralizar proyectos" de la ciudad que ya tenían recursos presupuestarios asignados, como el nuevo hospital, la Ciudad del Mar o la depuradora. El Gobierno gallego, según el alcalde, "detiene proyectos sin que exista una sola razón objetiva", y criticó la "falta de voluntad manifiesta" de la Xunta para llevar a cabo iniciativas en la ciudad. "En principio no se puede hablar de frenazo", contrapuso ayer mismo Jaime Borrás, presidente del Círculo de Empresarios-Club Financiero Vigo (CFV). "Estamos totalmente convencidos de que los proyectos del nuevo hospital o la depuradora serán ejecutados sin dilación porque se trata de necesidades imperiosas", añadió Borrás.

"En principio no se puede hablar de frenazo", dicen los empresarios

La confrontación está servida. Donde la presidenta del PP local, Corina Porro, observa que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "está actuando como prometió, con austeridad y acierto", sin entrar en mayores detalles, el secretario general de los socialistas, Manuel Vázquez, denuncia una "estrategia anti Vigo" que pasa por la anulación de proyectos "por un mínimo de 600 millones de euros", como son la depuradora, el nuevo hospital y la Ciudad del Mar, que "no es cierto que no tengan partida presupuestaria". Tal vez el PP esté intentando "dar la vuelta a los proyectos para hacerlos suyos", apuntó Vázquez.

Con respecto a la depuradora, Caballero señaló que las declaraciones de Feijóo [negociación de un nuevo convenio con la Confederación Hidrográfica para su financiación] "tienen un tinte de gran preocupación" para la ciudad. La planta, según el regidor vigués, tiene un presupuesto para este año de 105 millones de euros (100 millones que aporta el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y cinco, la Xunta), por lo que "no se entiende la voluntad de retraso" de Feijóo.

Asimismo, Caballero subrayó que el proyecto técnico de la depuradora "está ya aprobado" y que "sólo falta" la firma de un convenio cuyo borrador "está redactado desde hace meses". El presidente del Círculo de Empresarios-CFV confía en que el proyecto sea ejecutado de inmediato porque "de no ser así, tendría graves consecuencias" (riesgo de fuerte sanción de la UE e impacto negativo sobre la sostenibilidad de la ría). Tanto en este caso como en el del nuevo hospital, el otro gran proyecto acuciante para la ciudad, "confiamos plenamente en que, una vez superados los problemas que presentan cada una de estas infraestructuras, serán una realidad, y nuestro deseo es que lo sean más pronto que tarde", afirmó Jaime Borrás.

También para la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Vigo, Elena González, el nuevo hospital es el proyecto primordial, aunque prefiere no hacer críticas "hasta que pasen los cien días de rigor", por lo que prefirió esperar. No lo hace la CIG en relación con el mismo asunto. El secretario local del sindicato, Xerardo Abraldes, la responsable de Sanidade, María Xosé Abuin, y Antonio Iglesias, secretario comarcal de Saúde, ofrecieron ayer mismo una rueda de prensa para subrayar su alarma frente a las declaraciones del PP, desde la Xunta y en el Parlamento, que "ponen en peligro la ejecución planificada, en plazos y financiación" del nuevo hospital "pese a estar garantizada en los Presupuestos de este año y hasta 2013".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los sindicalistas desempolvaron, además, el Acordo pola Saúde que la Consellería de Sanidade firmó con las centrales sindicales, instituciones como la Universidad y el propio Hospital Povisa. Ese acuerdo garantizaba la reordenación del área sanitaria go en función del nuevo hospital y con Povisa como centriol subsidiario del Sergas, sin concierto singular como el actual. Todo eso, según la CIG, está amenazado si este año no comienzan las obras, se reduce la capacidad del nuevo centro a menos de la proyectada de 1.440 camas o si su construcción se financia con capital privado. El sindicato se apresta a la movilización con otras organizaciones ciudadanas para impedirlo.

Otros proyectos paralizados plantean más dudas y controversia. Así, la Ciudad de la Justicia, para la que el pleno municipal, a propuesta del PP, instó a la Xunta en enero a declarar la supramunicipalidad del proyecto, y que no tiene terrenos disponibles, según el conselleiro de Presidencia; el de la Ciudad del Mar, que la Xunta mantiene en espera de revisión, o el ya descartado carril-bici Vigo-Baiona. En todos faltó el necesario consenso, según el CFV.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_