El partido de la Nobel birmana, preocupado por su salud

La líder de la oposición birmana encarcelada por la Junta Militar, Aung San Suu Kyi, necesita asistencia médica urgente, según expresaron ayer con preocupación portavoces de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (LND). "Suu Kyi no puede dormir por las noches porque sufre unos calambres crónicos en las piernas", manifestó la LND.

Suu Kyi, de 63 años, ha sido privada de libertad durante 13 de los últimos 19 años y en los últimos meses ha padecido baja presión arterial y deshidratación. Está encarcelada en la prisión de máxima seguridad de Insein, en Yangon (la antigua Rangún), desde el 14 de mayo, cuando fue acusada de violar los términos de su arresto domiciliario después de que el ciudadano estadounidense, John Yettaw, pasara dos días en su casa.

Los abogados de Suu Kyi han dicho que el tribunal ha decidido aplazar sin motivo alguno hasta el 5 de junio la presentación de conclusiones por acusación y defensa, que iba a realizarse el lunes.

La acusada, que se enfrenta a una pena de cárcel de hasta cinco años, ha negado en todo momento los cargos, y ha alegado que en un principio no tuvo conocimiento de la llegada de Yettaw a su casa, pero que después fue informada por una de sus asistentas. El estadounidense, que cruzó el lago Inya a nado para llegar a casa de Suu Kyi, ha declarado al tribunal que Dios le envió para avisarle de que iba a ser asesinada por "terroristas".

Aung San Suu Kyi.
Aung San Suu Kyi.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de mayo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50