Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El tren se extiende por Madrid

Alcalá-Castellana en media hora

Cercanías dará servicio a 100.000 nuevos usuarios, tendrá cinco macroestaciones, paradas en 12 municipios más y nuevas vías para el transporte de mercancías

El nuevo mapa de Cercanías de Madrid ya está pintado. Crece hacia todos los puntos cardinales. Hasta 12 nuevos municipios dispondrán de estaciones de tren para llegar al centro de Madrid; otros contarán con más raíles para que también las mercancías se muevan rápido. Es un plan ambicioso (y largamente anunciado) que cuenta con plazos estrechos: seis años para que todo esté a punto. El Ministerio de Fomento y la Comunidad de Madrid han prometido ir de la mano para rematarlo a tiempo. Formarán un grupo de trabajo para fijar fechas y decidir al alimón por dónde empezar.

El ministro José Blanco y la presidenta regional, Esperanza Aguirre, escenificaron ayer el principio de un gran acuerdo. El mapa cumple "la inmensa mayoría" de las peticiones que tenía el Gobierno regional, según recalcó la presidenta. Fomento invertirá 5.000 millones. La Comunidad, otros 1.000 en tres tramos propios. Queda por delante el trazado fino para dar servicio a 100.000 ciudadanos más. Planos, estudios, convenios y reuniones para que nueve de cada 10 madrileños tengan un tren cerca de casa en 2015 y mejoren el tráfico y la calidad del aire, según el ministro. Tras las claves adelantadas ayer por EL PAÍS, éstas son todas las novedades del ferrocarril:

Los trenes también llegarán hasta Mejorada del Campo

El nuevo plan prevé ampliar las vías en 66 kilómetros de recorrido

- 30 kilómetros que cruzan Madrid. El trazado que unirá el Corredor del Henares con el suroeste de Madrid evitará a los viajeros pasar por las estaciones de Atocha o Chamartín, que quedarán más descongestionadas. Los usuarios dispondrán de mejores conexiones con la red de metro y se ahorrarán transbordos. Así, un vecino de Alcalá de Henares llegará al paseo de la Castellana en media hora, 15 minutos menos de lo que tardaría hoy, según el ejemplo que puso ayer el ministro. Fomento estudia dos alternativas, una hacia San José de Valderas y otra en dirección a Leganés. El recorrido medirá entre 28 y 33 kilómetros, la mayoría subterráneos. La inversión estimada oscila entre 1.200 y 1.350 millones. Tendrá cinco intercambiadores para todos los modelos de transporte público.

- Las macroestaciones. El eje que recorrerá Madrid de este a suroeste contará con cinco intercambiadores. De este a oeste estarán en Canillejas, Avenida de América -cuya remodelación empieza en verano-, Alonso Martínez y Príncipe Pío. Esta última ya dispone de intercambiador de metro, autobús y tren, pero necesitará una obra para incluir más andenes para líneas de tren que ahora van a cruzarse. El quinto intercambiador estará en Oporto o en Aluche, según el recorrido que siga la transversal hacia el sur de la región. Se construirán 25 estaciones más y se remozarán otras 55 del centenar actual. Fomento se ha comprometido a que todas las nuevas y las que quiere arreglar sean accesibles para personas con discapacidad.

- A Villaviciosa y Mejorada. El mapa crece a lo ancho hasta Villaviciosa de Odón y Mejorada del Campo. El recorrido hasta ambos municipios aún no está pintado, pero sí previsto y con el mismo plazo de ejecución que el resto: 2015. En el primer caso, la línea no está dibujada porque la llegada del tren depende del tramo concreto que elijan para la transversal este-suroeste. En el caso de Mejorada del Campo, el futuro tren tendrá que cruzar el parque regional del Sureste, lo que complica la selección del trazado por limitaciones medioambientales.

- Paradas en el centro de Las Rozas y Majadahonda. Estos dos municipios, que suman 150.000 habitantes, ya tienen varias estaciones de tren. La idea del ministerio es instalar paradas más cerca del centro. Fomento construirá un nuevo tramo, valorado en unos 260 millones de euros y con la mayoría de sus 7,8 kilómetros de longitud soterrados. Tendrá una estación en cada núcleo urbano. Se lo había reclamado insistentemente el Gobierno regional, que estaba dispuesto a hacerlo por su cuenta.

- Los tramos de la Comunidad, en 2011. El Gobierno de Aguirre ya ha empezado las obras de ampliación del ferrocarril entre Móstoles y Navalcarnero. Será parte de la línea C-5 y los viajeros no tendrán que hacer transbordo para cambiar de tren como había previsto la Comunidad antes de este nuevo clima de consenso con Fomento. Aguirre anunció ayer que esa obra estará acabada en 2011, igual que el tramo de Moncloa a Majadahonda y el que discurre de Torrejón de Ardoz a Chamartín. En 2010, según el ministro, funcionará el servicio entre Chamartín y la terminal T-4 de Barajas, que incluye tres nuevas paradas. Se llegará en 10 minutos, según estimaciones de Fomento.

- Nuevas vías para mercancías. El nuevo plan prevé ampliar las vías en 66 kilómetros de recorrido para que, además de los usuarios, viajen más rápido también las mercancías hacia el noroeste y el sur. Junto a la línea de Barajas, es la parte del proyecto de Fomento más avanzada. Hay dos tramos. Uno discurre entre Getafe, Pinto y Aranjuez. Mide 44 kilómetros y costará 420 millones de euros.

El segundo, de 22,2 kilómetros, discurre entre Pinar de las Rozas y Collado Mediano. Duplicar esas vías supondrá una inversión de 200 millones de euros. Ya han empezado las obras para cuadruplicar vías entre San Cristóbal de los Ángeles y Pinto y se han elaborado los estudios informativos entre Pinto y Aranjuez y desde Pinar de las Rozas a Villaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de mayo de 2009