Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La morosidad de las cajas mejora por primera vez en 26 meses

Los impagados de tarjetas se elevan al 8%, más del doble que hace un año

Hay dudas de si es un brote verde, un respiro o un espejismo. De cualquier forma, dentro del propio sector de las cajas de ahorros nadie lanza las campanas a vuelo. Según los datos del Banco de España, la morosidad de las cajas hasta marzo pasado era de 42.200 millones, 645 millones menos que en febrero. Para encontrar una recuperación en cantidades brutas en esta partida hay que remontarse a enero de 2007. En cuanto a las tasas, la última pequeña mejoría se produjo en junio de 2007. Los datos han mejorado porque las recuperaciones de morosos han sido mayores que las entradas de impagados.

Diferentes fuentes del sector coincidieron ayer en que "no hay cambio de tendencia, sino que es una pequeña recuperación en una larga tendencia negativa". Sin embargo, tiene el valor de que permite cerrar marzo sin añadir más plomo a las alas. La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) no ha cambiado su previsión de morosidad para este ejercicio, situada en el 7%. Hasta marzo, las cajas acumulan un 4,78%.

El crédito en marzo ha crecido un 3,8% sobre el mismo mes de 2008

En total, el sector financiero cerró el primer trimestre con un índice de dudosidad del 4,27%. Desde diciembre de 1996 no se alcanzaba una tasa tan elevada. Se trata del vigésimo primer repunte consecutivo. A pesar de su progresión, el ritmo de crecimiento se ha moderado, ya que en febrero los impagados crecieron en 6.000 millones, frente a los 1.050 millones de marzo. Como en ocasiones anteriores, los bancos presentan una situación mejor, ya que su mora es del 3,58% frente al 3,45% de febrero y el 0,97% de marzo de 2008.

La explicación de los datos publicados ayer es que "los clientes particulares no han dejado de atender sus hipotecas, pese al crecimiento del paro. A la vez, ha influido mucho que no ha habido ninguna nueva caída de promotores inmobiliarios", según el director financiero de una entidad bancaria. Otros apuntan que las cajas han podido mejorar su dudosidad metiendo en balance algunos inmuebles morosos. También es cierto que las cajas han contenido el crédito frente a los bancos, que lo han expandido. Los expertos creen que los peores datos se los ha llevado el crédito empresarial y el del consumo, donde los bancos están más presentes.

Precisamente ha sido el crédito que se soporta con tarjeta, el de los grandes almacenes que financian bienes de consumo, donde se refleja la crisis con más crudeza. Según el Banco de España, la morosidad en los Establecimientos Financieros de Crédito (que no pueden captar depósitos) es del 7,95%, una tasa que no se veía desde mayo de 1996. Los morosos suman 4.403 millones, frente a los 2.000 millones que tenían hace un año. Sólo en marzo incrementaron sus impagados en 266 millones.

A la vez que crecen los morosos, descienden las provisiones genéricas, el denominado colchón porque se creó en los buenos tiempos para crisis como éstas. Tanto bancos como cajas están vaciando esta hucha, pero lo más relevante es que las entidades de ahorros lo hacen al triple de velocidad que sus rivales. En enero de 2007, las cajas acumulaban 13.500 millones. Ahora tienen 10.000 millones. Se han comido 3.500 millones. En el mismo periodo, los bancos sólo han gastado 1.500 millones y todavía conservan 11.235 millones.

Los expertos creen que para diciembre ya no les quedará casi nada a las cajas, mientras los bancos mantendrán el colchón hasta mediados de 2010. Esta situación puede ser preocupante porque cuando no haya despensa, todas las provisiones se cargarán contra la cuenta de resultados, que no será muy boyante.

En relación directa con la morosidad y las provisiones están los créditos. En el primer trimestre, el sector tenía prestados 1,861 billones, 2.000 millones más que el mes anterior y un 3,8% más que hace un año. Esta tasa se desacelera con rapidez desde el 14,5% de marzo de 2008.

El sector ha advertido que el crédito debe ir parejo al PIB, que está cayendo, por lo que también los préstamos empezarán a decrecer. Las cajas han recortado los préstamos en 2.777 millones en marzo sobre febrero, mientras que los bancos abrieron el grifo en 5.728 millones en el mismo periodo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 2009