Las 'trobades' reclaman un plan de enseñanza de lenguas riguroso

Decenas de miles de personas acuden a los actos de Escola Valenciana

Almussafes, Alcàsser y Valencia han sido los lugares en los que, durante el fin de semana, se han celebrado trobades de la Federació Escola Valenciana, que lograron concentrar a unas 65.000 personas. Profesores, padres y alumnos reclamaron al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que aplique "un plan de enseñanza de las lenguas riguroso".

En el barrio de Benimàmet de Valencia se reunieron ayer alrededor de 20.000 personas entre las que se encontraba el rector de la Universitat de Valencia, Francisco Tomás, las dirigentes socialistas Pilar Sarrión y Carmen Alborch, los diputados de Compromís Mónica Oltra y Enric Morera, y la también diputada autonómica de EUPV Glòria Marcos.

"Los excedentes económicos se han derrochado en propaganda"

A la celebración de esta vigésimosegunda edición de "les trobades" se unieron un total de 60 centros educativos de la ciudad de Valencia, que organizaron un centenar de talleres y actividades. La tarde concluyó con el Festival Itinerante de Música en Valencià-La Gira y la actuación de grupos de rock.

El presidente de Escola Valenciana, Diego Gómez, que asistió a la trobada de Valencia, criticó la gestión del Consell en materia educativa y aseguró que "la nefasta gestión educativa de Camps nos está abocando al fracaso escolar, al monolingüismo y a ser una sociedad poco competitiva con escasos recursos para salir de la crisis".

La participación registrada en Valencia se suma a las cerca de 45.000 personas reunidas el sábado en Alcàsser y Almussafes, donde igualmente se reivindicó un sistema educativo en valenciano "que abra las puertas a las lenguas".

Según Gómez, la sociedad "está viendo el retroceso en los servicios públicos como la educación y es consciente de que los excedentes económicos de los últimos años se han derrochado en grandes actos de propaganda política, por eso quiere que el Gobierno valenciano asuma su responsabilidad".

Gómez destacó el apoyo social recibido este fin de semana durante los encuentros festivos y reivindicativos y reclamó al presidente de la Generalitat "que tome nota porque la gente que participa en estos actos lúdicos quiere nuestra lengua y participan en un marco reivindicativo de una escuela mejor".

Durante la celebración de las tres trobades de este fin de semana se han repartido alrededor de 70.000 postales en defensa del plurilingüismo y de que la Generalitat aplique un plan de enseñanza de las lenguas riguroso. Con ellas se pretende hacer llegar este mensaje no sólo a la presidencia de la Generalitat sino también a los miembros de la comisión de Educación de las Cortes Valencianas.

Diego Gómez denunció que "el plan Camps por el plurilingüismo es un montaje más, es inaplicable en nuestro sistema educativo, y por eso lo han diseñado para que sólo afecte a 60 de los 427.000 alumnos valencianos, un 0.01% de la población escolar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de mayo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50