Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contactos políticos

"Tenemos que ser hermanos, no primos"

El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, gustó a los empresarios valencianos. Según la impresión de algunos de ellos, durante el almuerzo que mantuvo con los miembros de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) en el Hotel Valencia Palace estuvo "amable", "atento", "colaborador" y "razonable".

Gustó mucho que fuera muy reivindicativo con su propio partido, que antepusiera su condición de presidente de Cataluña a la condescendencia partidista de las siglas que gobiernan desde la Moncloa. "Ojalá los presidentes de aquí hubieran hecho o hicieran lo mismo", suspiró más de uno de estos empresarios tras el encuentro. Montilla habló con ellos en catalán del corredor ferroviario mediterráneo, de la financiación autonómica y del trasvase del Ebro.

Rompió la caricatura de pedigüeño que se le ha trazado de forma interesada al referirse a la financiación con el argumento de que Cataluña, como la Comunidad Valenciana, necesita recibir en función de lo que genera e ingresa para seguir siendo próspera y competitiva. Y, sobre todo, al subrayar su posición de desacuerdo con que Cataluña y la Comunidad Valenciana reciban del Estado menos que el resto de comunidades de España. "Tenemos que ser hermanos, no primos", sentenció.

Montilla también cruzó con éxito el pantanoso asunto del trasvase del Ebro, que cuenta con voces entusiastas en las organizaciones empresariales valencianas. Afirmó que no cree en los trasvases y que en países punteros, como los Estados Unidos, han sido suprimidos totalmente. Lo fundamentó en "la realidad" del cambio climático y en los problemas que ha padecido en los pasados años el propio río Ebro.

El presidente defendió que los trasvases, vengan del Ebro o del Ródano, no garantizan el agua para siempre, por lo que abogó por impulsar alternativas como desaladoras, nuevas presas y reutilización de recursos para asegurar la autonomía hídrica para siempre. "No los quiero para Cataluña y por las mismas razones no los quiero para la Comunidad Valenciana", afirmó.

Uno de los aspectos más valorados por los empresarios es la estabilidad que Montilla ha aportado a Cataluña desde que ocupa la presidencia de la Generalitat, frente a la etapa convulsa de Pasqual Maragall y pese a sustentarse en los mismos socios. "Ha dominado a los nacionalistas y va a conseguir mucho más del Gobierno central que si gobernase CiU", explicó ayer uno de estos empresarios no sin sana envidia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de mayo de 2009