Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Tecnología

¿Salvará el Kindle DX a la prensa?

Amazon crea un dispositivo de 9,7 pulgadas para leer el periódico electrónico

En esta época, los periódicos son "una especie en peligro de extinción". Los lectores ahora se deleitan con "la potencia, la eficiencia y la elegancia tecnológica" de la información en Internet. No sólo los periódicos correrán esta suerte. Lo mismo sucederá con la radio y la televisión, engullidos por la enorme fuerza de la Red de redes. El autor de estos presagios es el senador John Kerry, que el miércoles pasado testificó en el Senado de EE UU, donde se analizaba el futuro de la prensa en una época difícil.

Puede, sin embargo, que Kerry esté equivocado. Puede que los diarios no mueran y que el futuro desemboque en nuevos dispositivos que ahora están en fase de pruebas. La semana pasada, la empresa online Amazon ha presentado su nuevo gran producto, un libro electrónico de la familia Kindle, el DX, que más parece un periódico, por el tamaño de su pantalla.

Diarios de EU UU promocionan el aparato a cambio de una suscripción

El Kindle DX, cuesta 489 dólares (365 euros) y supone la semilla de una posible revolución para los editores de periódicos, según los expertos. Evita costes de papel y de distribución. Con esta pequeña pantalla plana, los diarios pueden llegar a cualquier rincón con un solo clic. El nuevo Kindle accede a Internet a través de una conexión 3G que permite bajar contenidos sin tener que engancharse a un ordenador o buscar redes inalámbricas. Puede reproducir gráficos y fotos, en blanco y negro, de excelente calidad. Una hoja de diario cabe perfectamente en su pantalla de 9,7 pulgadas.

"El Kindle de Amazon tiene un arduo trabajo por delante: salvar a la industria periodística", tituló el jueves el diario Los Angeles Times. Amazon ha firmado ya un contrato con las editoras de The Washington Post y de The New York Times para distribuir sus ediciones así. "Ofreceremos una suscripción a través del Kindle DX a lectores que vivan fuera de nuestras áreas de distribución, para que puedan disfrutar de sus diarios favoritos", dijo Arthur Sulzberger Jr., presidente de The New York Times Company.

El Post, el Times y el Boston Globe ofrecerán el Kindle a un precio reducido a cambio de suscripciones a largo plazo. Inauguran así un nuevo modelo de negocio basado en el de la telefonía móvil: la empresa vende un terminal barato a cambio de un compromiso de permanencia de hasta 24 meses. Así es como se han vendido casi 20 millones de iPhones en el mundo.

Rupert Murdoch, hombre de negocios de olfato certero, ha visto el filón. Buscará la forma de competir con Amazon en lugar de ceder los derechos de sus diarios a esta empresa.

Según el The New York Post, un nuevo equipo directivo designado por Murdoch "está trabajando en la creación de un dispositivo de uso fácil, similar al Kindle de Amazon, para distribuir información de los diarios de News Corp, como el The Wall Street Journal, el londinense The Times y The New York Post, así como contenido cinematográfico y televisivo". En su día, cuando Murdoch compró el Journal, pensó en ofrecer su contenido de forma gratuita a través de la Red. Pero pronto rectificó. "Cambió de opinión tras darse cuenta de que una vez eliminados los ingresos de las suscripciones online sería imposible recuperarlos", publicó el Post.

Ése es el gran dilema de Internet, un medio en que los usuarios rehúsan pagar por una información que para las empresas sigue siendo costosa de producir. Y, como en todos los modelos de negocio, todos quieren una tajada. En el mismo subcomité del Senado en el que Kerry vaticinó el fin del periodismo actual, el editor del The Dallas Morning News, James Moroney, se quejó de que Amazon exigía a los periódicos unas condiciones draconianas. "El Kindle es un dispositivo maravilloso, el mejor negocio que Amazon puede darle a The Dallas Morning News", dijo. "Hemos negociado esto hasta hace dos semanas. Ellos quieren el 70% de los ingresos por suscripciones. Y se guardan el derecho de reproducir nuestra propiedad intelectual en cualquier dispositivo portátil. ¿Es ese el modelo de negocio para nuestros diarios?". Moroney no sabía la respuesta, como no la sabían los senadores y empresarios reunidos en el Senado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de mayo de 2009