Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Histórico cambio de Gobierno en Euskadi

"Un momento emocionante"

Tribunas, salas y pasillos, un hervidero de invitados y periodistas - El PP subraya con la presencia de Rajoy su respaldo al acuerdo con el PSE

Hirvieron los pasillos y las tribunas de invitados, por donde pasaron 500 personas; e hirvieron todas las dependencias de la Cámara, incluida la cafetería, cerrada habitualmente, pero habilitada ayer para dar a cobijo a parte de los 300 periodistas acreditados. También hirvieron las manos de muchos de los presentes cuando, diez horas después de iniciarse el pleno, Patxi López fue proclamado lehendakari.

Lo celebró con un sentido beso a su esposa, Begoña Gil, estrujados en el pasillo por parlamentarios e invitados de su partido, a los que tuvo que pedir con timidez "un poco de relajo". El candidato y su mujer habían llegado por la mañana al Parlamento cogidos de la mano, procedentes del hotel cercano donde los socialistas alojaron a su grupo la noche del lunes para evitar cualquier contingencia de última hora. Ibarretxe lo hizo después, acompañado de la vicelehendakari en funciones, Idoia Zenarruzabeitia. Más tarde acudieron su esposa y sus dos hijas.

Pajín a Ibarretxe: "No se puede estar en política desde el rencor"

El PP elevó al máximo el listón de su representación con Mariano Rajoy, como muestra del respaldo del partido al compromiso asumido por los populares vascos con el PSE y a la gestión de Antonio Basagoiti, que ayer se estrenó como orador en la Cámara. "Emocionante", definió el momento el ex parlamentario del PP Iñaki Ortega, hoy en el equipo del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. En los pasillos de la Cámara, Rajoy manifestó que espera que el cambio político en Euskadi "sea percibido y bien valorado por el conjunto de la sociedad vasca". Y agregó que la alternancia "es la esencia de la democracia" y que su partido "será leal" al pacto con el PSE.

El PSOE envió a su secretaria de Organización, Leire Pajín, y el Gobierno, al ministro de Fomento, José Blanco. Ibarretxe estuvo arropado por el presidente del PNV, Iñigo Urkullu -junto al que se encontraba Patxi Zabaleta, el líder de Aralar- y otros miembros de su ejecutiva, y por los tres responsables de las diputaciones forales En el palco de autoridades también estuvieron el ex lehendakari José Antonio Ardanza y el presidente del Senado, Javier Rojo, así como el presidente del Tribunal Superior del País Vasco, Fernando Ruiz Piñeiro, la vocal del Consejo General del Poder Judicial y ex diputada del PNV Margarita Uría, el ararteko (defensor del pueblo vasco), Iñigo Lamarca, y el presidente de la Asociación Vasca de Municipios, el peneuvista Jokin Bildarratz.

No faltaron diputados socialistas y populares vascos en el Congreso, entre ellos Eduardo Madina y Miguel Buen, y el segundo portavoz del PP, Alfonso Alonso. Todos ellos vivieron en primera fila la sesión, en contraste con los diputados del PNV, que no se dejaron ver.

El discurso de Ibarretxe fue más protagonista en los pasillos que el de López. El comentario más extendido, el referido a su dureza y su reiteración en negar el pan y la sal de la representación de la mayoría de la sociedad vasca al Gobierno de López: hasta en cuatro ocasiones. "Un discurso hecho desde el resentimiento", fue el comentario más extendido entre los socialistas. "No me ha sorprendido, pero no se puede estar en política desde el rencor", había dicho Pajín antes de que Ibarretxe anunciara su marcha de la política. "El [discurso] de un mal perdedor", señaló el popular Leopoldo Barreda. Tampoco en parte de las filas del PNV suscitó entusiasmos: el ex lehendakari José Antonio Ardanza, por ejemplo, se abstuvo de aplaudirlo.

Mientras se producía el debate, los enviados de López, el que será su jefe de gabinete, Daniel Díez, y el futuro secretario general de la Presidencia, Manuel Salinero, preparaban en Ajuria Enea el traspaso de poderes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de mayo de 2009