Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Último examen para los Juegos de 2016

Río de Janeiro, autoafirmación nacional

Río de Janeiro

La posibilidad de Río de Janeiro de albergar los Juegos Olímpicos del 2016 constituye un sueño no sólo para los cariocas, ni sólo para Brasil, sino para toda América del Sur. Es lo que con gran énfasis expuso el presidente Lula da Silva a los miembros de la Comisión del COI. "Si para Japón, España o Estados Unidos se trata de una edición más de los Juegos, para nosotros es una autoafirmación nacional y continental. ¿Por qué los 330 millones de suramericanos no los merecen? Se ha acabado el tiempo en que Brasil era considerado de segunda categoría. Somos ya de primera". La afirmación de Lula fue acompañada de una inteligente jugada publicitaria. Ante los miembros del COI fue desplegado un mapamundi en el que aparecían los continentes que ya habían albergado en el pasado los Juegos Olímpicos. Faltaba América del Sur.

MÁS INFORMACIÓN

Los grandes anfitriones para recibir a los miembros del COI fueron Pelé y la paralímpica Isabel Swan, que habló de la Villa Olímpica, proyectada en la antigua Ciudad del Rock en el barrio de Barra da Tijuca, que tendrá hasta playa privada.

Desde el punto de vista logístico, la ministra de la Casa Civil, la ex guerrillera Dilma Rousseff, enfatizó que las inversiones en el transporte en Río serán prioritarias: "Tenemos hoy 200.000 millones de reales (69.000 millones de euros) de reservas, la inflación bajo control y una gran capacidad de inversión, por lo que no es posible que el Gobierno no tenga 30.000 millones de dólares (más de 22.000 millones de euros) para invertir. Es absolutamente compatible un gasto que no llega al 1% del PIB".

A la pregunta por parte de uno de los miembros del COI sobre las garantías de la continuidad de los programas brasileños de inversión para 2016 con los eventuales cambios de Gobierno, Dilma respondió: "La garantía es institucional, no personal. Queremos una infraestructura deportiva que beneficie a toda la población joven y que será usada para la inclusión social".

Lula se llevó hasta al Presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, para reforzar la candidatura. A los miembros del COI les recordó que Brasil es una de las 10 mayores economías del mundo, uno de los cinco mayores mercados publicitarios, en el que actúan 400 de las 500 mayores multinacionales. El tema de la inseguridad de una ciudad violenta como Río, se quedó, sin embargo, en el tintero. Nadie la puso sobre el tapete.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de mayo de 2009