Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"La danza es un catalizador"

La compañía La Intusa Danza estrena la próxima semana en Bilbao 'Pobres bestias' - La coproducción con el Arriaga utiliza proyecciones de vídeo

Tres intérpretes de danza contemporánea, un cuarteto de cuerda tocando música compuesta por un rockero e imágenes grabadas al estilo de los tráileres del cine componen sobre un escenario que se asemeja a un plató la última obra de la compañía La Intrusa Danza, que encabezan los coreógrafos y bailarines vitorianos Damián Muñoz y Virginia García. Del cruce de todos los elementos surge el espectáculo Pobres bestias, coproducido por el Teatro Arriaga, que se estrenará en Bilbao el próximo jueves. "Tiene muchos elementos, pero cada instante de este espectáculo es danza", explica en una conversación telefónica desde Barcelona Muñoz, premio Max al mejor interprete de danza por su trabajo en Staff. "La danza es un catalizador de las demás artes. Si quieres ver el nivel creativo de un país, vete a ver sus espectáculos de danza contemporánea, que permite experimentar con la música, con la estética, con la imágen".

"Este espectáculo nace de la pérdida de fe en el ser humano"

'Pobres bestias' es la primera producción de danza en la que participa el Arriaga

La compañía al completo ha ultimado los ensayos en un teatro de Rubí (Barcelona). A partir de mañana, el trabajo se traslada a Bilbao. El miércoles será el ensayo general, un día antes del estreno de la primera producción de danza en la que participa el Arriaga. "Es un espectáculo que nace de la pérdida de fe en el ser humano, de la decepción", precisa Muñoz.

Alrededor de la idea originaria de Virginia García, el equipo que codirigen los coreografos y bailarines empezó a trabajar sobre conceptos como los códigos morales, la bondad, la maldad o la compasión, en un mundo en el que "seguir vivo", dicen, "equivale tácticamente a comer y no ser comido". "Las pobres bestias de las que habla el título somos todos nosotros", apunta Muñoz.

Los codirectores de La Intrusa Danza bailarán en la obra junto a Jorge Fuentes. El montaje contará en vivo con la música original de Enric Montefusco, líder de la banda catalana de hardcore Standstill, quien dirigirá al Quartet Brossa, una formación de cuerda. "Es una mezcla de lo clásico, lo electrónico y lo duro. Suena poco a rock porque el compositor quiso experimentar con un mundo nuevo".

A la compañía no le gusta utililizar el vídeo en escena, pero esta vez transigió. "No era posible trasladar algunas metáforas de Virginia [García] al escenario en directo", aclara el codirector. "En cine, en cambio, se puede conseguir", apostilla. La solución fue grabar pequeñas historias, como los tráileres que presentan los largometrajes antes de su estreno. "La ficción, lo teatral, la pose, el juego entre lo que somos y lo que enseñamos está presente en la obra. Por eso todo el escenario representa un gran plató".

Muñoz, un coreógrafo que casi siempre ha bailado sobre escenarios desnudos, recalca que la danza no necesita el auxilio de otros medios, ni se utilizan como una concesión a la moda de los montajes multimedia para ganarse al público. Para demostrarlo basta un ejemplo: en su siguiente proyecto, con la Compañía Nacional de Noruega, danza sin música sobre un escenario en negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de mayo de 2009