Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caixa Catalunya cambia el ladrillo por los parques eólicos

Escamada, como sus rivales, por la crisis inmobiliaria, Caixa Catalunya ha cambiado el ladrillo por la fuerza del viento. Con la participación en el desarrollo de un parque en Sierra Lácera (Murcia) anunciada esta semana, al cierre de 2008 la segunda caja catalana ha ayudado ya a financiar el 30% de toda la potencia eólica instalada en España, que asciende a 16.740 megavatios (MW). La entidad ha destinado al nuevo filón de las renovables financiación por un importe de 1.200 millones de euros.

"Queremos tener una posición de liderazgo en este tipo de proyectos", explican fuentes de la caja que preside Narcís Serra, debido al consenso general sobre que será uno de los nichos "con mayor potencial de crecimiento futuro".

España es el tercer país del mundo en potencia instalada, tras Alemania y Estados Unidos, y el plan oficial para el sector prevé alcanzar los 20.155 MW el año próximo, objetivo que la Asociación Empresarial Eólica (AEE) considera factible.

Los 230 proyectos financiados o cofinanciados por la caja catalana en todas las comunidades autónomas (y también en Francia, Alemania y Portugal) suponen la instalación de 5.170 MW. El grueso de la financiación (349,61 millones) se ha destinado a proyectos en Castilla-La Mancha, que es la comunidad con más energía eólica, seguida de Castilla y León (348,7 millones). Si las dos comunidades líderes superan los 3.400 MW de potencia, Cataluña va muy por detrás, con tan sólo 419,7 MW. El Plan Nacional de la Energía catalán fija el objetivo de llegar a los 3.500 MW en 2015. Ante las quejas del sector porque los trámites para construir un parque eólico en Cataluña podían alargarse hasta 10 años, el Gobierno catalán intenta agilizar la tramitación con un decreto que fija "zonas de desarrollo prioritario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de mayo de 2009