Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Verónica Pérez | Secretaria de igualdad del psoe andaluz | POLÍTICOS DE FUTURO

"Soy muy pasional; en la vida y en la política"

Año 2000, San Juan de Aznalfarache, junto a Sevilla. Es Semana Santa, sábado de pasión, la cofradía está a punto de salir. El equipo de gobierno del alcalde, que apenas lleva un año de ejercicio, se prepara para la foto; entre ellos y ellas, la jovencísima concejal Verónica Pérez, de 20 años. De pronto, una mujer interrumpe al fotógrafo: "¡Esperarse para la foto, todavía no, que se quite la niña!". Cuando a la pobre mujer alguien le explica que la niña, Verónica Pérez, es la señora delegada de hacienda y personal del consistorio, a la mujer casi le da un pasmo.

Verónica Pérez es una política precoz. A sus 30 años, forma parte de la dirección del partido en Andalucía y de la del grupo parlamentario socialista en el Parlamento andaluz. Su andadura política empezó a los 14 años.

"Me indignan la incoherencia y las mentiras del PP. La actitud de Rajoy me parece irresponsable"

Todo el mundo dice que siempre fue muy madura para su edad.

Su nombre empieza a entrar en quinielas. Un miembro de la dirección socialista andaluza la situaba esta semana como una de las mujeres que podían haber entrado en el equipo de José Antonio Griñán, el nuevo presidente de la Junta. "Es una de las personas con el discurso más estructurado y claro de todo el Parlamento andaluz", declara Miguel Ángel Vázquez, secretario de comunicación del PSOE andaluz. "Tiene temple desde el atril, una enorme soltura; y cuando hay que sacar el aguijón, lo saca".

Desde una cafetería de su pueblo, San Juan de Aznalfarache, Verónica señala la iglesia donde se produjo el episodio niña quítate de la foto. "Me apasiona la política", dice, "no podría hacer algo que no me apasionara. Soy muy pasional; en mi vida personal y en mi vida política. Cuando hago una intervención pública, traslado esa pasión que siento a mis palabras, y eso al final se percibe. Si emociono o no emociono, tendrá que ser un tercero el que lo diga". Verónica tiene los ojos brillantes y la mirada viva.

Su vocación política, de hecho, tiene ecos de discursos; se sitúa en aquellos días en que acompañaba a su padre, cartero, a las asambleas de la agrupación socialista del pueblo. Ella tenía 13 años. Se sentaba en una esquina, le daban una libretilla y la ponían a levantar acta de las reuniones. Verónica recuerda las intervenciones del entonces alcalde, Antonio Pérez. "Conseguía transmitir emoción. Ese hombre hablaba y hacía llorar a mucha gente". A los 14 años, Verónica entra a formar parte de las Juventudes Socialistas. A los 20, cuando aún estudiaba Económicas -dejó la carrera a medio hacer, es una de las espinitas que tiene clavadas-, se presenta a las elecciones en su pueblo: "En las primeras elecciones que voté, me voté", dice entre risas. En 2004 se convierte en la diputada más joven del Parlamento andaluz.

El asunto que tiene ahora entre manos tiene su enjundia. Acaba de presentar una propuesta de reforma del reglamento de la Cámara para que las mujeres embarazadas o las personas con enfermedades prolongadas puedan delegar su voto. Su rostro saltó a la palestra de todos los medios el año pasado, cuando ella y una compañera suya, Elia Maldonado, se vieron obligadas a acudir al Parlamento a pesar de estar de baja maternal. Todo para que el grupo socialista no perdiera en las votaciones.

Verónica Pérez recuerda con nitidez el 9 de octubre de 2008. Finalmente, no pudo acudir al Parlamento porque una complicación posterior al parto de su hijo Alonso la mantenía recluida en una habitación de la Clínica de Fátima. Su padre y su marido habían evitado traerle la prensa para impedir que se preocupara por la situación que se había creado en el Parlamento. Recuerda cómo en la televisión de la habitación, de pronto, aparecieron imágenes de la Cámara. Su marido intentó cambiar de canal, pero ella le detuvo. Vio cómo algunos diputados se reían en esa votación que el PSOE perdía porque sus diputadas estaban de baja maternal. "Aquel día yo lloré", confiesa. "Me pareció tan inmoral que se mofaran del grupo mayoritario por una situación tan injusta... Una compañera, en Rusia recogiendo a su hijo; otra, enferma de cáncer, y yo, hospitalizada... Es de las cosas más duras que he vivido. En política no todo vale, tenemos que ser humanos". Su lucha por la igualdad es algo más que un planteamiento teórico. "Las mujeres siempre tenemos más chinitas en el camino. Tenemos que hacer una revolución en nuestras vidas; no nos queda más remedio: el hombre va en zapatillas de deporte y nosotras vamos con unos tacones, pintás y con una mochila de 50 kilos. Pues no, tienen que ser 25 kilos para ellos y 25 para ellas".

Gran admiradora de Salvador Allende -"fue un hombre que murió mandando un mensaje de valentía al mundo"-, Pérez se define como socialdemócrata. "Me indignan la incoherencia política, la irresponsabilidad y las mentiras del PP. Utilizan el enfrentamiento entre territorios, hacen cualquier cosa para arañar votos. Tienen la capacidad de utilizar la misma medicina para una gripe o para un infarto: ¿hay crisis?: bajemos los impuestos; ¿no hay crisis?: bajemos los impuestos. Y luego reclaman que el gasto público sirva. ¿Dónde hay que recortar el gasto?: que lo digan. La actitud de Rajoy me parece irresponsable".

El discurso igualitario del PP le parece meramente estético. "En el tema del aborto estamos atrasados. Los socialistas estamos defendiendo que ninguna mujer vaya a la cárcel por abortar; que ningún profesional vaya a la cárcel por practicar un aborto".

No faltan miradas que ven en ella a la nueva Bibiana Aído. Que destacan la efectividad de sus mensajes y la brillantez de sus intervenciones. "Griñán habla muy bien de ella y siempre dice que es una chica a la que hay que cuidar mucho", asegura una persona de la dirección socialista sevillana. En su entorno dicen que Vero -así la llaman- es excesivamente perfeccionista; que intenta llegar a todo y no se puede contentar a todo el mundo; que es dormilona, impuntual. Su amiga Inmaculada Serrano, que la conoce desde que tiene uso de razón, la describe como una mujer ordenada y meticulosa. "Tiene el don de la palabra y desde pequeña escribe precioso". Luis Pizarro, número dos del PSOE andaluz y flamante nuevo consejero de Gobernación, lo tiene claro: "Está en el grupo de jóvenes que están llamados a dirigir el partido".

Videogalería: Políticos de futuro

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de abril de 2009