Rusia y EE UU prevén renovar el pacto antinuclear antes de final de año

Los negociadores consideran la reunión mantenida como "muy productiva"

Estados Unidos y Rusia iniciaron ayer en Roma las conversaciones para renovar el tratado de desarme nuclear START-1, que expira el próximo 5 de diciembre. Rose Gottemoeller, subsecretaria de Estado estadounidense para la verificación nuclear, y su homólogo ruso, Anatoli Antonov, se reunieron brevemente en la Embajada estadounidense, programaron nuevos encuentros, y calificaron el inicio de las negociaciones como "muy productivo".

Gottemoeller utilizó una amplia sonrisa y un juego de palabras para definir el primer contacto: "Ha sido un inicio rápido del START" ("a fast start to Start"), dijo.

El representante ruso afirmó que Moscú hará "todo lo posible" para firmar "un borrador del nuevo tratado" antes de que acabe 2009. El Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START-1 en sus siglas en inglés), en vigor actualmente, expira el 5 de diciembre próximo.

Moscú, dispuesto a firmar un borrador del nuevo tratado antes del fin de 2009
La principal fricción es el plan de EE UU de instalar un escudo antimisiles

"Estamos seguros de que el nuevo tratado ayudará a mejorar las relaciones bilaterales, promoverá la confianza mutua y dará lugar a un mundo más seguro y predecible", dijo Antonov en inglés durante una imprevista rueda de prensa conjunta en la embajada. "Y espero que sea un gran impulso para el movimiento internacional de desarme nuclear".

La búsqueda de un nuevo tratado de reducción del poder atómico de ambas potencias forma parte de un "impulso más amplio para mejorar las relaciones", recordaron Gottemoeller y Antonov.

El lanzamiento de las conversaciones fue decidido este mismo mes en Londres por los presidentes, Barack Obama y Dmitri Medvédev. Las dos potencias antagónicas de la guerra fría consideran que el acuerdo nuclear demostrará al mundo que ambos países pueden cooperar y trabajar juntos pese a los ásperos desacuerdos que mantienen en otras materias, como la expansión de la OTAN en países que antes dominaba Moscú y la diferencia de criterios ante las ambiciones nucleares de Irán.

"Las negociaciones serán cruciales para apretar el botón de reset en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, restaurando así la confianza mutua para hacer progresos en muchas otras áreas", subrayó Gottemoeller.

Las conversaciones proseguirán en mayo en Estados Unidos, confirmó Antonov, que según informa Reuters tiene una relación de amistad personal con Gottemoeller, ya que ésta vivió durante un tiempo en Moscú, donde dirigió el Carnegie Center. Gottemoeller señaló que tras el encuentro de mayo en Washington, habrá otras reuniones en Moscú y "quizá en otros lugares" en junio.

Obama y Medvédev han pedido a sus negociadores que les entreguen un primer informe en julio, y la funcionaria estadounidense también se mostró optimista sobre ese punto. "En vista de lo productivo de la reunión de hoy [por ayer] creo que tendremos un buen dossier listo para entonces".

La reunión fue una primera toma de contacto, dijeron ambos lanzándose flores mutuas y llamándose por sus nombres de pila, pero ahora falta la negociación concreta, y algunas disparidades no parecen fáciles de limar. El principal punto de fricción son los planes de Estados Unidos para instalar el escudo antimisiles, al que Rusia se opone de manera frontal. Antonov recordó ayer que es un "tema muy importante" para Moscú.

El nuevo acuerdo debería ser más ambicioso que el Strategic Offensive Reductions Treaty (SORT), que en 2002 comprometió a ambos lados a reducir sus cabezas nucleares desplegadas a una cifra de entre 1.700 y 2.200 unidades antes del 31 de diciembre de 2012.

La responsable estadounidense agradeció al Gobierno italiano que, durante la presidencia del G-8, haya albergado la reunión y "por haber facilitado un buen contexto para el diálogo".

Acuerdos entre ambos países

- 1972. El tratado SALT I congela el número de lanzamisiles nucleares. El tratado ABM prohíbe los sistemas de defensa antimisiles.

- 1979. El SALT II impone, por primera vez en la historia, un número máximo de armas nucleares.

- 1987. El tratado INF elimina misiles de corto y medio alcance.

- 1991. El START I obliga a las partes a reducir a menos de 6.000 las cabezas nucleares desplegadas.

- 1993. Firma del START II, que prevé nuevas limitaciones nucleares y prohíbe el uso de las cabezas MIRV (que permiten alcanzar varios objetivos con el lanzamiento de un misil). El START II nunca entrará en vigor.

- 1999. El Senado estadounidense bloquea el tratado que prohíbe las pruebas nucleares.

- 2002. EE UU se retira del tratado ABM; al día siguiente, Rusia se retira del START II.

- 2002. El tratado SORT compromete a ambas partes a reducir sus arsenales en dos tercios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50