Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cese muy oportuno

El hospital público Carlos III cambia de gerente un día después de conocerse la relación del centro con una fundación privada que utiliza sus recursos

El miércoles se hace público que una fundación privada utiliza -de forma "irregular", según los sindicatos- las instalaciones del hospital Carlos III y que sus trabajadores realizan funciones y ocupan puestos que no les corresponden. Y sólo 24 horas después el máximo responsable del hospital, el director gerente, Enrique Cabrera, deja de serlo. Según la Consejería de Sanidad, Cabrera "expresó hace tiempo su deseo de abandonar la dirección del centro". Y ayer, coincidiendo con el Consejo de Administración del Servicio Madrileño de Salud, la consejería "accedió a su petición".

Es decir, que no ha sido una destitución, sino un cese voluntario, aseguró ayer Sanidad en un comunicado. La decisión, añadió, "no está vinculada, y mucho menos motivada, por las informaciones" que este periódico publicó el miércoles. Entre ellas, que la relación entre el centro y la Fundación Investigación y Educación en Sida (FIES) es mucho más estrecha de lo que admitió el gerente cuando se supo en noviembre pasado que médicos de FIES habían distribuido durante un año en el hospital una guía que recomendaba castidad para luchar contra el sida. La guía, editada por la fundación, afirmaba cosas como que la homosexualidad es "una alteración conductual" o que la masturbación "deteriora la grandeza de la sexualidad humana".

Sanidad asegura que Cabrera pidió marcharse hace tiempo

Fundación privada y centro público se confunden. El presidente de FIES, Juan González- Lahoz, es el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas. Su secretario, Vicente Soriano, y su vicepresidente, Francisco Blanco, son también médicos del servicio. Los dos primeros firman la polémica guía. La sede de la fundación está en el hospital y sus trabajadores controlan el laboratorio de biología molecular, especializado en VIH, pese a no estar contratados por el centro. Pero nada de todo esto ha motivado la marcha de Cabrera, asegura Sanidad. El ex gerente declinó hablar con este periódico. Tampoco quiso comentar nada la persona que va a ocupar su cargo, Fernando Carrillo. Según la consejería, la decisión de reemplazar al primero se tomó "una vez se ha encontrado un sustituto". Se trata, añade, de "garantizar la continuidad en la gestión del hospital".

El nuevo gerente del Carlos III, hospital especializado en el tratamiento e investigación del VIH y en enfermedades tropicales, es neumólogo. Trabajaba en el Hospital General de Guadalajara hasta que en 2004 fue nombrado director gerente de Atención Primaria del área 4 (la de referencia del hospital Ramón y Cajal), cargo que ocupaba hasta ayer. Enrique Cabrera, según informó ayer Sanidad, no ha comunicado cuál será su siguiente ocupación.

La noticia de la marcha de Cabrera cogió por sorpresa a los sindicatos del Carlos III. "Sabemos que intentó solucionar las irregularidades de la fundación y no nos parece bien que se vaya por eso. Nos tememos que todo va a seguir igual", se lamentó Juan Domingo García, de CSIT. Sanidad aseguró ayer que, efectivamente, no se prevén cambios en la relación entre el hospital y la fundación, que "está regulada por el actual convenio suscrito entre ambas partes", se limitó a informar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 2009