El Grau de Valencia contará con una playa artificial

La comisión de Urbanismo aprueba el plan parcial

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia aprobó ayer, provisionalmente y con el voto en contra del partido socialista, el Plan Parcial de El Grau-Cocoteros, que unirá la ciudad con el mar. La zona residencial de 400.000 metros cuadrados, que prevé edificar 3.000 viviendas y que cuenta con un delta de 140.000 metros cuadrados, contará además con una playa artificial de agua salada para recuperar la que ya existía en la zona de Natzaret, explicó ayer el concejal de Urbanismo, Jorge Bellver.

Teniendo en cuenta algunas de las alegaciones, que tanto asociaciones de vecinos como el partido de la oposición presentaron en la fase de información pública del proyecto Grau-Cocoteros, la concejalía de Urbanismo aprobó de forma provisional -el viernes deberá pasar por el pleno y recibir posteriormente el visto bueno de la Comisión Territorial de Urbanismo de la Consejería de Medio Ambiente- el plan de la ambiciosa zona residencial.

La nueva zona destinará solo un 15% a viviendas de protección pública

De las 15 alegaciones presentadas se han aceptado solo "las que mejoraban la propuesta", entre las que no se encuentra ninguna de las alternativas del PSPV.

La playa artificial es una de ellas, reivindicada por los vecinos de la zona, y que según Bellver, servirá para recuperar la que se perdió en el barrio de Natzaret. A pesar de que todavía no se conoce la extensión del suelo que se destinará, el concejal ha asegurado que nadie "podrá evitar que se haga".

Otro de los temas que ha causado controversia entre el gobierno municipal y la oposición es que se reserve solo el 15% a viviendas de protección pública (VPP), y no el 50%, tal y como propuso el PSPV. Según Bellver, El Grau es un "sector especial", por lo que se "puede limitar la construcción de VVP".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Más cambios que se introducirán en el planeamiento de la zona serán, por una parte, un nuevo trazado del depósito de tormentas ante el temor a inundaciones de los vecinos, y por otra, se alejará de la zona verde uno de los edificios previstos de 14 alturas, para darle mayor amplitud al delta.

"La rótula de conexión de la ciudad con la fachada marítima", como lo ha definido Bellver, contará también con tres dotaciones educativas que se alzarán sobre 19.400 metros cuadrados.

La maqueta del proyecto, expuesta en Urbe 2008.
La maqueta del proyecto, expuesta en Urbe 2008.TANIA CASTRO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS