Entrevista:JOHN GING | Director de la Agencia de la ONU para los Refugiados en Gaza

"No hay reconstrucción en Gaza"

Curtido en Congo, Bosnia y Kosovo, la conversación con el ex oficial del Ejército irlandés John Ging (1965), director de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en Gaza, gira en torno a la gente corriente y al fracaso del imperio de la ley. Tres meses después de la guerra que arrasó la infraestructura económica del territorio, Ging trata de reactivar los amplísimos programas educativos y sociales. Pero Israel rechaza abrir las fronteras. "Faltan cosas como papel para imprimir libros de texto y los exámenes", dice. Y añade: "No hay reconstrucción. No la habrá hasta que tengamos acceso al suministro de materiales".

Pregunta. No hace muchos días, el anterior Gobierno israelí de Ehud Olmert aseguró que permitiría el suministro de algunos materiales. No los necesarios para construir viviendas, pero sí el de los más elementales.

"No se podrá trabajar hasta que tengamos acceso al suministro de materiales"

Respuesta. Esperábamos que así sería, pero todavía es un problema.

P. ¿Cuál es el objetivo último del bloqueo israelí?

R. Es lo que no entiendo. Ésta es una pregunta para el Gobierno de Israel. ¿Qué se puede conseguir perjudicando la educación, afectando la vida de la gente corriente? Es obvio para cualquiera que llega: es la gente corriente la que ha perdido sus empleos, la que sufre esta política.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. Israel lo sabe. ¿No tiene usted ninguna otra explicación?

R. No la tengo. Porque, además, es ilegal. No hay una explicación lógica. Apelamos no sólo al humanitarismo, sino también a la legalidad. Es la legalidad internacional la que dice que los cruces fronterizos deben abrirse. Es cierto que hay desafíos de seguridad, pero pueden solucionarse sin dañar a toda la población de Gaza.

P. ¿Cree que la UE o EE UU van a presionar a Israel?

R. Esperamos que la comunidad internacional presione a ambas partes, también a los palestinos, que deben actuar de forma responsable. La cuestión es hallar soluciones para que la gente corriente tenga derecho a una vida digna. No hay que esperar a que los políticos lo resuelvan. La ley debe prevalecer ante la política.

P. ¿El bloqueo es cada vez más duro?

R. El cierre es más rígido en los últimos 18 meses. Alguna semana ha sido algo mejor, pero si comparamos la situación de abril de 2009 con la de junio de 2007, ahora recibimos el 25% de lo necesario. En junio de 2007 pasaban más de 500 camiones al día, ahora alrededor de 100. Y entonces Gaza ya era un lugar pobre.

P. ¿Qué piensa cuando en cumbres como la de Sharm el Sheij se promete tanto dinero?

R. Damos la bienvenida a los hechos positivos. Pero debemos centrarnos en los resultados. Los donantes fueron generosos en Sharm el Sheij. Prometieron miles de millones de dólares. Pero es necesario abrir los cruces fronterizos, o no habrá nada. Nada ha cambiado sobre el terreno. Las cosas cada vez son más difíciles. Necesitamos que los políticos se centren en la realidad, en que eso se traduzca en hechos positivos.

P. ¿Le da esperanzas Barack Obama?

R. Hemos de tener esperanza en el imperio de la ley. No se trata de apelar a la bondad, es una cuestión de respetar la ley internacional.

P. Pero eso ni siquiera ocurrió durante los días más dramáticos de la pasada guerra.

R. La historia nos enseña que la ley prevalece al final en todos los conflictos. La verdad y la justicia siempre vencen. Tengo absoluta confianza en ello. La gente necesita que quienes tienen el poder la ayuden urgentemente porque está tardando demasiado. Los niños mueren. La situación se está haciendo insoportable.

P. Hablando de justicia, días atrás Naciones Unidas designó a un juez para investigar crímenes de guerra en Gaza.

R. Hemos reclamado esas investigaciones porque en ambas partes hay quejas y necesitan justicia. Si no lo conseguimos, los extremistas pueden pensar en seguir con la violencia. Tenemos que demostrarles que se confunden, para que no recurran a la violencia sino al imperio de la ley.

P. Los palestinos no allanan el camino.

R. El conflicto interno palestino es terrible y ello lo hace todo todavía más difícil.

P. ¿Se puede ser optimista?

R. Hay más razones para el pesimismo, pero no debemos desesperar ni ser ingenuos. Hay que explicar a la gente lo mala que es la situación, pero sin deprimirles para que no se den por vencidos. La situación se deteriora. Se puede ver y sentir. Ahora hay más extremismo en Gaza que hace tres meses y no digamos que hace tres años. Luchar contra él exige crear condiciones de vida dignas.

John Ging.
John Ging.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS