Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Mercados | bolsa

La mejoría no disipa las dudas

El Ibex gana un 3,75% en una semana y supera los 9.000 puntos

La Bolsa española ha cerrado la semana con ganancias. El Ibex 35 ha subido un 3,75% y ha vuelto a superar los 9.000 puntos, una cota que perdió en enero pasado. Con esta semana, el índice selectivo español encadena seis semanas de ganancias, algo completamente inédito desde que comenzó el desplome bursátil, allá por noviembre de 2007.

En el resto de mercados internacionales, la evolución ha sido similar. De continuar esta marcha, los índices europeos abandonarán pronto las pérdidas anuales que todavía acumulan.

Pese a esta recuperación -la más sólida de las habidas durante esta crisis- todavía reina un gran escepticismo sobre su solidez. La gran mayoría de datos y noticias en torno a la evolución económica que aparecen vaticinan que la recesión va para largo y será dolorosa. El Fondo Monetario Internacional ha ratificado esta tesis esta misma semana. Por tanto, las dudas persisten. Habrá que esperar para ver si esta primavera bursátil llegará al verano.

Las miradas de los mercados se centran ahora en la recién estrenada temporada de resultados. Y ésta ha arrancado con buen pie. Dicho de otra forma, las noticias empresariales han arrebatado el protagonismo a los datos macroeconómicos.

Como en las tres ocasiones anteriores en esta crisis, la mejoría ha llegado de la mano del sector más castigado en esta crisis: el financiero. Los inversores se habían cebado con él, y no falta entre los analistas quienes achacan la recuperación a una mera corrección al alza de unos valores sobrevendidos. Además, los resultados de los grandes bancos estadounidenses han sorprendido positivamente a los mercados. Están presentando buenos números -claro, que en ellos conviene no olvidar el cambio en la normativa contable para la valoración de activos- e, incluso, los más fuertes (Goldman Sachs y JP Morgan) se plantean devolver ya las ayudas.

Ambos factores han insuflado más aire a las velas de los valores bancarios. Los inversores han decidido no esperar a que se conozcan los resultados de las pruebas de estrés (probablemente a lo largo de esta semana o la que viene) a que el Ejecutivo de Obama está sometiendo a los mayores bancos estadounidenses para conocer la verdadera situación del sector.

Los bancos españoles no han dejado pasar la ocasión. La revalorización de sus títulos en estas semanas ha sido muy significativa. Hay entidades como el Banco Popular que casi han duplicado su valor en el rebote. En este caso, y en algún otro, a las causas generales ya apuntadas hay que añadir el cierre de posiciones cortas (las apuestas a la baja).

El euro, por su parte, ha continuado perdiendo terreno frente al dólar. No favorece a la divisa única el pronóstico mayoritario, prácticamente ratificado por Trichet, de que el consejo del Banco Central Europeo aprovechará su próxima reunión para rebajar los tipos de interés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 2009