Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nissan y los sindicatos abren una nueva tregua para pactar el recorte de empleo

Lear presenta un ERE temporal para 500 empleados y Yamaha prepara otro

Nissan volvió ayer a comunicar a los sindicatos -esta vez en presencia de la Generalitat- que está dipuesta a presenta un expediente de regulación de empleo (ERE) para recortar un millar de empleos y dejar la plantilla en 2.800, pero accedió a abrir una nueva tregua de "semanas" para tratar de pactar con los sindicatos una solución a este sobrante de mano de obra que evite los despidos en su fábrica de Barcelona.

Con las ventas de automóviles en caída libre, la compañía nipona sostiene que le sobran trabajadores y que las bajas incentivadas y las prejubilaciones, a las que se han acogido unas 650 personas, no son suficientes para compensarlo. Lo complicado de la situación hizo que la reunión de ayer durase más de cuatro horas.

Los representantes sindicales reclaman medidas "no traumáticas", como la ampliación del plazo de adhesión o la rebaja de la edad de prejubilación, que en el plan actual se fijaba en 55 años cumplidos el 31 de marzo.

Los sindicatos también piden el compromiso de que los empleados que dejen la empresa puedan reincorporarse si repuntan las ventas. Nissan se propone reducir la plantilla hasta 2.800 empleados para adaptarse a una carga de trabajo de 128.000 vehículos anuales.

ERE en Yamaha

Otras compañías pueden afrontar los disgustos del mercado con medidas temporales. El fabricante de motocicletas Yamaha está preparando un ERE temporal para suspender los contratos de parte de los 300 trabajadores de la planta de Palau-solità i Plegamans durante 20 días este verano, según confirmaron fuentes cercanas a la compañía.

La propia Yamaha advirtió al presidente de la Generalitat, José Montilla, durante su viaje a Japón el pasado diciembre, que la producción en la fábrica catalana fue el 15% inferior a las 92.000 unidades previstas y que en 2009 bajaría el 35%, aunque manifestó su intención de mantener la actividad en Barcelona.

Además la multinacional Lear presentó ayer un expediente temporal para suspender durante 90 días, hasta el próximo 31 de octubre, los contratos de los 518 trabajadores de la planta de Roquetes, dedicada a la fabricación de cableado para automóviles. La dirección de la planta justifica la adopción de esta medida por el impacto de la crisis en el sector de la automoción y, en especial, por las dificultades que está teniendo su principal cliente, el fabricante sueco Saab.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de abril de 2009