Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se examina de olivar

El popular visita a la joven que le preguntó por el aceite

Nadie podrá decir que el líder del PP, Mariano Rajoy, no cumpla sus compromisos. Apenas dos semanas después de que la joven Ana Belén Molina le preguntara en el programa de TVE Tengo una pregunta para usted sobre los problemas que vive el sector del olivar y le invitase a su visitar su pueblo, Martos (Jaén), Rajoy acudió ayer a la cita rodeado de un ejército de cámaras, fotógrafos y decenas de incondicionales. El jefe de la oposición se examinó de agricultura entre los olivos centenarios de Martos y se comprometió a "dar la batalla" por el aceite ante su anfitriona, que trabaja precisamente en el sector oleícola como consultora de calidad y medio ambiente.

Rajoy demostró más conocimientos que en su aparición televisiva sobre el momento convulso del mundo olivarero, sumido en una caída en picado de los precios de origen, el aumento de los costos y la gran competencia de la industria distribuidora, que hace uso cada vez más de las marcas blancas. Sin embargo, cuando desgranó las medidas que el PP planteaba para cambiar la tendencia a esta situación, Rajoy sólo anunció una pregunta parlamentaria para que el Gobierno español inste a la UE a actualizar las ayudas para el almacenamiento privado del aceite.

El líder del PP pide que la UE actualice las ayudas para el almacenamiento

Ana Belén Molina, que paseó con Rajoy entre los olivos marteños y le guió en la visita a dos almazaras y a una envasadora, le regaló al líder del PP un olivo de plata y le invitó a ponérselo siempre "que vaya a defendernos en Europa".

Rajoy recordó "las batallas" lidiadas por la fallecida Loyola de Palacio. Los socialistas, no obstante, replicaron en un comunicado que fue un gobierno del PP el que aceptó en 1998 una reforma de la OCM del aceite de oliva "que expulsó del mercado a miles de hectáreas de olivar tradicional". Rajoy planteó también la implicación de la Comisión de la Competencia ante la política de precios de las grandes superficies, demandó más ayudas para la reestructuración de las explotaciones y admitió que es preciso un mayor esfuerzo para mejorar la comercialización del producto, el principal reto que tiene por delante el sector.

Al final, Rajoy, que estuvo acompañado por el presidente andaluz del PP, Javier Arenas, se despidió de su amiga marteña, que dejó claro su condición apolítica. "Igual le hubiera preguntado a Zapatero", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 2009