Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez acepta que salga a concurso una empresa del GIL

El juez de lo mercantil de Málaga Enrique Sanjuán ha autorizado la suspensión de pagos voluntaria de la sociedad municipal Gerencia de Compras y Contratación de Marbella, que arrastra una deuda de 19,3 millones engordada durante el gilismo.

La medida no deja de ser inusual, ya que la Ley Concursal estima que no pueden ser declaradas en concurso los organismos públicos. Sin embargo, se ha podido adoptar, según el juez, porque la sociedad no ha perdido su naturaleza privada por el hecho de tener como principal característica "la plena participación pública".

"Sustraerla del derecho privado no aplicándole la normativa concursal, supone un privilegio contrario a los más elementales principios y normas sobre la competencia", explica el magistrado Sanjuán en un auto del 13 de abril. El escrito decreta el concurso voluntario y nombra administradores concursales al abogado Francisco Romero Román, al economista José Manuel Fernández López y la empresa acreedora Lomas del Cerillar S. L., que deben comunicar en cinco días si aceptan el encargo.

El Ayuntamiento decidió solicitar el concurso de acreedores porque no podía afrontar las deudas. La sociedad tiene las cuentas embargadas por los acreedores y las costas judiciales y los intereses de esas deudas no hacían más que crecer. El juzgado de lo Mercantil llamará en un mes a todos los acreedores y notificará a los juzgados con procedimientos pendientes. Las actuaciones en trámite quedarán suspendidas y las hechas después de la declaración serán nulas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de abril de 2009