Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado y Blanco forzarán los plazos para la licitación de la obra pública

Zapatero encarga que se imprima la máxima celeridad a las infraestructuras

Sí es posible impulsar, acelerar y agilizar la obra pública sin saltarse la ley y cumpliendo a rajatabla la restrictiva legislación sobre licitación y ejecución de infraestructuras. Éste es el principio general sobre el que trabajaron durante la mañana del Jueves Santo la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, y el titular de Fomento, José Blanco. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, les ha pedido "un cambio de ritmo ante la crisis" y que "fuercen al máximo la ejecución de infraestructuras".

Con la eliminación de algunas trabas burocráticas se pueden dinamizar obras a corto y medio plazo, según reconocen en ambos ministerios. Los técnicos de los dos departamentos trabajarán toda esta Semana Santa para hacer una evaluación de qué obras pueden acelerarse. No obstante, las cifras fundamentales las aportarán en sus comparecencias en el Congreso de los Diputados.

Se reducirá el tiempo para las declaraciones de impacto ambiental

Las fuentes consultadas reconocen que acortar los tiempos en la licitación de las infraestructuras es complicado. El presidente del Gobierno anunció en agosto pasado un decreto "con carácter inmediato" para reducir a seis meses como máximo las declaraciones de impacto ambiental. Esto no se ha hecho, pero se retoma de nuevo el proyecto, del que esperan el apoyo parlamentario por tratarse de una medida que contribuye a la creación de empleo.

La tarea de eliminar trabas recae más en la vicepresidencia económica que en Fomento, reconocen fuentes gubernamentales. Lejos de buscar sombras en el ex vicepresidente Pedro Solbes, en fuentes gubernamentales se reconoce que quedan algunos resquicios para acelerar las obras. No es una opinión política, sino que los técnicos de ambos ministerios así se lo han asegurado a sus respectivos ministros. No obstante, en la última semana, con todo sigilo, tanto Salgado como Blanco han trabajado en las posibilidades que existen para dinamizar la obra pública con el objetivo de crear puestos de trabajo.

Es posible que una mayor agilidad de la Intervención General del Estado a la hora de dar luz verde a la liberación del dinero consiga adelantar algo el proceso, pero el gran caballo de batalla es el techo presupuestario. Este año el Grupo Fomento (incluye Renfe, Adif, Puertos del Estado, Aena, Seittsa y Feve) dispone de 19.271 millones para inversión en material e infraestructuras, según anunció en el Congreso Magdalena Álvarez al presentar sus últimos presupuestos. La principal partida es para las nuevas líneas del AVE del Noroeste, Levante, de Barcelona a la frontera francesa y de Madrid a la frontera portuguesa. El pasado año, el equipo de la ex ministra logró ejecutar inversiones por 17.449 millones de euros, el 96,8% de lo presupuestado.

Donde sí va a tener mucho recorrido el nuevo titular de Fomento, es en la negociación territorial de las inversiones, especialmente en los lugares donde gobiernan los barones de su partido, sobre los que puede ejercer su peso como número dos del PSOE para convencerles de que deben dar prioridad a aquellas inversiones que contribuyan a crear más puestos de trabajo.

Citas para el sábado

La crisis no puede esperar y Elena Salgado quiere dar imagen de hiperactividad, por muy Semana Santa que sea.

Tras reunirse ayer con el nuevo ministro de Fomento, José Blanco, ha citado para el sábado a dos ministros que ya estaban en el Gobierno: Carme Chacón y Miguel Sebastián. La ministra de Defensa acudirá el sábado a las 10 a despachar con la vicepresidenta segunda. Por la tarde, lo hará el responsable de Industria.

El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no ha viajado este año a Doñana de vacaciones y permanece en La Moncloa.

Dentro de la agenda de los nuevos ministros, se anunció que la titular de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, visitará el sábado el Centro de Atención Integral a Personas con Gran Discapacidad, en Leganés. Será su primer acto público como titular de esa cartera.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, se encuentra de vacaciones hasta el lunes.

Las obras previstas

- Inversión total: 19.271 millones de euros.

- Alta velocidad. 5.629 millones para seis nuevas líneas.

- Red ferroviaria. 2.700 millones de euros en obras y 1.240 millones en material.

- Carreteras. 5.636 millones de euros. Entrarán en servicio 450 kilómetros de autovía.

- Aeropuertos. 1.572 millones de euros con obras en 47 aeropuertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 2009

Más información