Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

El mercado se niega a perder altura

Los inversores continúan sin hacer caso de aquellas opiniones que presagian nuevas caídas en los mercados de valores y, aunque poniendo el dinero con cuentagotas, siguen apostando por una fase alcista, incluso conociendo sus riesgos potenciales.

Esta vez, la propuesta que recibieron los inversores para la sesión era más arriesgada, puesto que la apertura del mercado trajo consigo un recorte del 2,05% en el Ibex 35, lo que significaba que había que comprar para liquidar al cierre, si no se querían perder oportunidades. Entrar en el mercado con el Ibex 35 por debajo de los 8.200 puntos supuso un riesgo importante, pero el papel tampoco apretaba demasiado.

La sesión trazó una remontada constante en la que el volumen negociado era casi testimonial, pero los inversores no se cansaban de repetir que no salía papel, con lo que todo parecía quedar en manos de la Bolsa de Nueva York. En este punto, muchos inversores estaban convencidos de que tras una sesión tan negativa como la del martes, el mercado estadounidense buscaría un rebote, como así ocurrió, con lo que al final el Ibex 35 suma su tercera sesión consecutiva al alza.

El Ibex 35 cerró con un avance del 0,70%, el mayor de los últimos tres días, y en 8.404,70 puntos. Un análisis rápido de esta situación muestra poca capacidad alcista por parte de la Bolsa española, pero dándole la vuelta al argumento la cosa quedaba más presentable, pues lo que sí ofrece el mercado es una firme resistencia.

En conjunto, la mayor parte del mercado participó de los avances, con la sonada excepción de Telefónica, e incluso los valores medianos se permitieron un comportamiento más positivo, con lo que el índice que les representa ganó el 1,41%. Los valores pequeños quedaron más rezagados que el conjunto y tan sólo ganaron el 0,29%.

La ausencia de indicadores económicos de relevancia es una de las razones de la estabilidad de los mercados, que no tienen que dar respuesta inmediata a ninguna cuestión, y deja las manos libres a los inversores para efectuar los ajustes que necesitan sus carteras.

La contratación en el Mercado Continuo cayó por debajo de los 1.900 millones de euros, una de las cifras más bajas de este ejercicio, pero que es acorde con la situación semifestiva de estos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009