Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

El yacimiento de la basura

El auto dictado el pasado 31 de marzo por el juez Garzón en las diligencias previas del caso Correa ha hecho aflorar un nuevo estrato en el yacimiento de basura donde un distinguido club de caballeros de industria se mezcla con la flor y nata del PP, desde varios parlamentarios de las Cortes Generales, europeos y autonómicos, hasta alcaldes y consejeros de la Comunidad madrileña. Como ya advirtió el instructor en su anterior resolución de 5 de marzo, la investigación se halla todavía en estado embrionario: la Unidad Central de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) no ha concluido aún el análisis de la documentación intervenida. Tras la implicación en el nuevo auto del senador por Cantabria y tesorero del PP, Luis Bárcenas, y el eurodiputado popular José Gerardo Galeote, no puede descartarse que el escándalo incluya la financiación irregular -"¡por ahí resopla!", gritaría cualquier tripulante del ballenero Pequod amigo de Ismael- del principal partido de la oposición.

Los populares albergan la esperanza de que el juicio por el 'caso Correa' se prolongará años

Hay ya una cincuentena larga de imputados, entre otros, Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez, en prisión provisional desde hace dos meses. El juez Garzón dirigió el 5 de marzo exposiciones razonadas a los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid (TSJM) y de la Comunidad Valenciana (TSJCV) para que se pronunciaran sobre la eventual imputación en sus sedes de cuatro implicados con privilegio procesal de aforamiento en tales instancias: tres diputados autonómicos madrileños y el presidente de la Generalitat valenciana. El TSJM admitió a trámite la petición la semana pasada, pero el TSJCV todavía no ha contestado en lo que se refiere a Francisco Camps. Ahora se trata de saber lo que el TSJM decide sobre el senador Bárcenas y el eurodiputado Galeote, aforados en el Supremo.

El auto de 31 de marzo descubre en "la conducta presunta pero concreta" de los dos aforados varios indicios de diversos delitos, desde la asociación ilícita y el blanqueo de dinero, hasta el cohecho. También confirma la existencia de una trama capitaneada por Francisco Correa, de la que formarían parte ambos implicados "en función de su pertenencia cualificada o estratégica" dentro del PP, para favorecer los intereses económicos de las empresas corsarias de Correa. La cantidad ingresada ilícitamente por Bárcenas (aludido en las conversaciones interceptadas y las anotaciones contables con su apellido entero, las abreviaturas "L.Barc" y "LB" o el apodo de "Luis el Cabrón") ascendería a 1.353.000 euros, y a 652.310 por Galeote.

A la vista de las dificultades de la instrucción para abrirse paso a través de los sucesivos velos -empresas ficticias y testaferros- creados por la trama Correa, la dirección del PP ha lanzado un enardecido y calumnioso ataque contra el juez Garzón con la ayuda de los medios de comunicación a su servicio para conseguir la nulidad de las actuaciones. El sobreseimiento en el Supremo del caso Naseiro (el tesorero de Fraga heredado por Aznar) por defectos formales en el sumario de corrupción ligado a la financiación irregular del partido seguramente tranquiliza sus nervios. La abundancia de imputados y la concurrencia sobre el mismo sumario de la Audiencia Nacional, el TSJM, el TSJCV y el Supremo, también permiten albergar a los populares la esperanza de la prolongación durante años de la tramitación del juicio.

Entre tanto, el PP vacila a la hora de aplicar su enmohecido Código Ético interno al incumplimiento por sus militantes de las normas de buena conducta. La guadaña de Esperanza Aguirre ha caído ya sobre los alcaldes de Pozuelo, Arganda y Boadilla, pero ha respetado el cuello de los tres parlamentarios enviados al TSJM (entre los que figura López Viejo, ya cesado como consejero por la presidenta). Entretanto, el consejero Granados, que obtendría en cualquier casting el papel secundario de actor duro en una película de cine negro, ha almorzado en público con el presidente del TSJM para hablar entre otras cosas -según ha declarado el propio magistrado Vieira- del caso Correa. Y al menos por ahora Francisco Camps, Luis Bárcenas y José Gerardo Galeote siguen posando como modelos de dolientes mártires para un tríptico dedicado al suplicio de San Sebastián.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009