Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Indulto' para Pepe el del Popular

El juez considera que el caso del prófugo ya ha prescrito

A Pepe el del Popular, el hombre que supuestamente se apropió de 6.000 millones de pesetas (36 millones de euros), le ha caído del cielo un indulto en forma de auto judicial que considera ya prescritos los delitos de que venía siendo acusado. "Es una gran noticia. En cuanto llegue a España aclararé la situación. Me siento contento, pero tengo el compromiso de dar la cara", ha declarado a EL PAÍS desde el reclusorio Ignacio Allende del Puerto de Veracruz (México), donde está preso.

José Pérez Díaz, más conocido como Pepe el del Popular, prófugo de la justicia desde 1991, fue detenido en marzo cuando acudió a la Embajada de Estados Unidos en México para obtener un visado para viajar a la feria de la construcción Coverings de Chicago (Illinois). Al tomarle las huellas, los funcionarios comprobaron que la de su dedo índice derecho coincidía con la de un español buscado desde 1991.

Pérez, de 57 años, de origen asturiano, cometió supuestamente el fraude millonario prevaliéndose de su cargo de director de la sucursal número 1 del Banco Popular en Santander. Para ello, seleccionó a unos 300 clientes de los más de 2.000 que tenía su oficina. Les ofreció remuneraciones superiores al 12%, un par de puntos por encima de la competencia. Ese dinero lo ingresó, supuestamente, en cuentas corrientes, libretas o depósitos, pero jamás lo pasó a la contabilidad oficial del Popular. Al verse atrapado, decidió huir y se convirtió en un fugitivo de oro durante 18 años.

Poco después de llegar a Tepoztlán, Pepe el del Popular inició una relación amorosa con Diana Judith Ortega, que regentaba un restaurante y era la presidenta local del PRI (Partido Revolucionario Institucional), la formación que mantuvo el poder en México desde 1929 a 1997. Con ella engendró un hijo que ahora tiene 10 años. Vivían en un chalé de Tepoztlán y él era representante de una firma de construcción. Hasta que fue detenido el pasado 23 de marzo y encarcelado.

El juez de Santander que instruye el caso, Fernando Vegas García, determinó el pasado 3 de abril que el delito de apropiación indebida que se le imputa a Pepe ya ha prescrito porque han pasado más de 10 años desde la última diligencia registrada en el sumario (en el año 1998).

El magistrado rectifica así la decisión que tomó en febrero del año pasado, cuando Pérez Díaz aún estaba prófugo. Entonces declaró extinguida la responsabilidad atribuida a su esposa, Esperanza Murillo, pero estableció que los cargos imputados a éste no prescribían hasta el 8 de abril de 2012, es decir, transcurridos 15 años.

El juez ha admitido el argumento del abogado asturiano Juan Carlos Fernández González respecto a que el prófugo sólo puede ser acusado de apropiación indebida y que, por tanto, los cargos han prescrito. Fernández hacía ayer gestiones diplomáticas para que su cliente sea excarcelado. "Cada hora que siga preso, ya es gratis", dice. Pero los trámites probablemente no serán tan rápidos como él desea.

El asesor jurídico del Banco Popular, Tomás Pereira, entiende que se trató de una estafa con múltiples perjudicados y que, por lo tanto, el caso no puede ser archivado así como así. Pereira ha anunciado que el Banco Popular presentará un recurso contra la decisión del magistrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009