Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón dice que ya ha pactado con la OTAN la retirada de Kosovo

El PP busca un acuerdo con CiU para reprobar la actuación de la ministra

"Veinte días después [del polémica anuncio de la retirada de las tropas de Kosovo] este globo se ha desinflado por completo", constató la ministra de Defensa, Carme Chacón. En efecto, la reunión del G-20, la cumbre de la OTAN, la entrevista con Obama y, sobre todo, la remodelación del Gobierno eclipsaron un asunto que hace escasas fechas capitalizaba el debate entre Zapatero y Rajoy y evidenciaba la soledad parlamentaria del primero.

Cuando la ministra llegó ayer a la Comisión de Defensa del Congreso, los periodistas no le preguntaron por la retirada de las tropas sino por los cambios en el Gabinete. Para rematar la faena, Chacón aseguró a los diputados que ya ha coordinado con los mandos de la OTAN el plan de repliegue de los 630 efectivos españoles de Kosovo. "Tal como les anuncié el primer día", agregó, "el grueso del contingente español estará de regreso antes de concluir el verano". Es decir, que la flexibilidad prometida resulta compatible con no moverse un milímetro de los plazos inicialmente fijados.

Según explicó, el plan de repliegue constará de tres fases. En la primera, hasta principios de mayo, las tropas españolas seguirán cumpliendo las tareas asignadas, mientras se prepara la transferencia de responsabilidades. En esa fecha llegará el siguiente contingente, que tendrá entre un 15 y un 20% menos efectivos y se basará en el Mando de Artillería de Campaña (León).

Durante la segunda fase, el contingente irá reduciendo progresivamente sus tareas operativas e incrementando las logísticas, de forma que a finales de julio dejará de estar asignado al comandante de las fuerzas de la OTAN para Kosovo (Kfor), el general italiano Guiseppe Gay.

Finalmente, durante agosto y, "como muy tarde, hasta fin de septiembre", se quedará en Kosovo la Unidad de Apoyo al Repliegue, encargada de entregar la Base España, en Istok, y las instalaciones de Osojane.

Aun no se sabe qué pasará con la Base España. Inaugurada por el Rey en mayo de 2002, es mejor que muchos cuarteles en España: ocupa 18 hectáreas y costó 12 millones de euros. La paradoja es que probablemente acabe en manos del futuro Ejército de Kosovo, cuya independencia España no reconoce.

Chacón aseguró que "todos los países, sin excepción", le habían expresado "su absoluta comprensión y respeto" por la decisión y no fue más allá de reconocer, como hizo en su momento, que "si se produjo algún malentendido [con los aliados] ha sido totalmente aclarado".

El portavoz del PNV, José Ramón Beloki, le reprochó que sea la única que no ve que ha dado "un mal paso", mientras que la portavoz popular, Beatriz Rodríguez Salmones, demostró que su grupo no está dispuesto a dar por zanjado el asunto: anunció que enmendará la moción de CiU que debe votarse en pleno tras la Semana Santa para que el Congreso "repruebe formalmente" la gestión del Gobierno.

Pero la iniciativa no puede prosperar si CiU no le da el visto bueno. Su representante en la Comisión de Defensa, Jordi Xuclá, alegó ayer que el PP no le ha presentado su enmienda y agregó que, en todo caso, les gusta su propio texto. Aunque crítico, en él no se reprueba al Gobierno y ni siquiera se cita a Chacón.

Plan de repliegue

- Primera fase (hasta principios de mayo). El actual contingente (630 efectivos) seguirá cumpliendo las tareas encomendadas. Le relevará otro que será entre un 15% y un 20% menor al actual.

- Segunda fase (hasta finales de julio). El contingente irá reduciendo progresivamente sus tareas operativas e incrementando las logísticas. Al final de esta fase, volverá a estar bajo control nacional y no del jefe de las fuerzas de la OTAN para Kosovo (Kfor).

- Tercera fase (hasta final de septiembre). Una unidad de apoyo al repliegue se ocupará de la entrega de las dos bases españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009

Más información