Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Einstein en zapatillas

Alumnos de 23 países descifran la física de partículas en una 'masterclass'

"No somos frikis de la ciencia", sostienen Sara Lizama y Adrià Torres, estudiantes de 2º de Bachillerato del instituto San José de Calasanz y del IES Benlliure de Valencia, respectivamente. Son dos jóvenes Einstein en zapatillas que participan, junto a medio centenar más de compañeros de curso, en la masterclass internacional en física de partículas que se celebra simultáneamente durante tres semanas en 23 países y 80 universidades y centros de investigación.

Los alumnos tienen que descifrar a lo largo de una mañana lo que en física de partículas se conoce como branching fraction, esto es, la probabilidad de los sucesos o choques de partículas, que dan lugar a diferentes partículas subatómicas como los electrones, muones o quarks. "El objetivo", explica Miguel Ángel Sánchez, profesor del IFIC y representante español del equipo internacional que organiza el curso, "es acercar la ciencia a los jóvenes que están en edad de decidir lo que tendrá importancia en su formación". "Pero aquí no examinamos", precisa, "esto no es un concurso". Sanchis presume de que estos jóvenes "aprenden en 10 minutos" lo que a un adulto le costaría todo un día. Su habilidad procede de su normalidad para navegar por Internet, manejarse con juegos electrónicos y competir en la play. Son expertos en juegos virtuales. Y en eso consisten los ejercicios.

Tienen 17 años, bailan, hacen deporte y disfrutan con la gravitación

El equipo de trabajo internacional, coordinado por Alemania, ha preparado una serie de ejercicios y mediciones traducidos a 17 idiomas con datos reales del antiguo colisionador de particular LEP (Large Electron-Positron Collider), antecesor del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) construido en el laboratorio de física de partículas del CERN en Ginebra. A través de un ejercicio por ordenador tienen que averiguar qué tipo de interacciones tienen en las colisiones. "Han estado analizando el número de sucesos o interacciones y sacando unos valores que son las probabilidades de desintegración", explica el profesor Sanchis. Y al terminar, se conectan por videoconferencia con los laboratorios de Alemania, Polonia e Italia, que son los tres grupos de alumnos con los que les ha tocado competir.

El listón es alto. Sanchis está convencido de que "en España hay buen nivel de grupos de investigación en física". Ellos, que solo son estudiantes de último curso de Bachillerato, se ven con el empuje para compararse con los europeos. Aunque admiten que "en Europa, todos hablan inglés perfectamente, mientras que en España, estamos muy mal", coinciden Sara y Adrià.

Se consideran jóvenes "normales". Aunque disfrutan con la "óptica, la difracción y las leyes de la gravitación". Juegan a fútbol y al tenis (Adrià) y practican ballet y natación (Sara). "Nos gusta bailar, ir a la discoteca, salir con amigos, como a todo el mundo, no somos empollones de ciencias", rematan apasionados por esta jornada en la que han jugado a ser Einstein.

En el Instituto de Física Corpuscular (IFIC) de la Universitat de València, más de 50 alumnos valencianos participaron el miércoles pasado en este acontecimiento europeo ideado por el propio CERN de Ginebra, que en su quinta edición se ha extendido a EE UU, Brasil y Suráfrica. En España, solo seis universidades de Barcelona, Cantabria, Granada, Santiago de Compostela, Zaragoza y Valencia forman parte del equipo de trabajo internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de abril de 2009