Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carreras & Capital humano

Cómo responder a preguntas no profesionales

PREGUNTA. Desde hace meses busco trabajo como administrativa, un campo en el que tengo experiencia. Estoy casada y aún sin hijos. En una reciente entrevista para un puesto bastante interesante el entrevistador me preguntó por mi situación personal y sobre mis planes de maternidad en el futuro. Por supuesto, los tengo, pero le contesté saliéndome por la tangente y dejando claro que no considero que esa pregunta sea relevante para evaluar mi candidatura. Lo dije con firmeza y buenos modos, pero me temo que me hayan descartado por no colaborar. Con vistas al futuro, ¿cuál es la manera más inteligente de tratar esas preguntas de tipo personal? S. A. Madrid

RESPUESTA. Realmente sigue habiendo personas que parecen no haberse enterado de que la sociedad avanza y que la presencia de las mujeres en el mundo laboral, además de económicamente imprescindible, constituye un auténtico derecho fundamental de toda la sociedad, no sólo de las propias mujeres.

Es mejor contestar firmemente ante temas personales como un embarazo

A su entrevistador, que dudo mucho que sea un profesional de la selección, habría que darle un curso acelerado sobre la Constitución española que establece que "los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social", o que "todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo... sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de su sexo", o que "garantiza el derecho a la intimidad personal...".

Un proceso de selección bien hecho se centra en valorar todos los aspectos de la formación, experiencia, motivación y competencias de la persona que tienen relevancia a la hora de decidir sobre si dicha persona podrá desempeñar adecuadamente las funciones del puesto y encajar en la organización. Todos los demás aspectos no pueden ser objeto de ninguna pregunta ni de ningún análisis. Y menos los que puedan implicar algún tipo de potencial discriminatorio. Su respuesta creo que ha sido muy inteligente.

Desgraciadamente, es posible que hayan descartado su candidatura. Pero alégrese de no estar trabajando en una empresa en la que piensan de forma tan trasnochada. ¿Se imagina lo que hubiera pasado si entra en ella y decide quedarse embazada?

Nuestro consejo a las mujeres, ante estas situaciones es que no se hagan las sordas ni las ciegas. Sabemos que es difícil y que a veces la necesidad se impone a la defensa de nuestra dignidad como personas. Pero pensamos que es necesario enfrentarse a estas prácticas y denunciar ante la justicia a quienes actúan de forma tan despreciable en un ámbito tan sensible para las personas y las familias como es el del empleo.

Emilio Solís es director general adjunto de Hay Selección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de abril de 2009