Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elorza dice que el fiasco de Illumbe no afectará al baloncesto y los toros

Los aficionados a las corridas de toros y los partidos del Bruesa GBC en San Sebastián pueden estar tranquilos, de momento, pese a que el concurso para adjudicar la explotación de la sede de ambos eventos, el complejo de plaza de toros y centro de ocio Illumbe, ha quedado desierto.

El alcalde donostiarra, Odón Elorza, se mostró ayer convencido de que los partidos de baloncesto de la liga ACB y las corridas "se seguirán desarrollando" en este complejo, pese a la incertidumbre sobre el futuro de la gestión de estas instalaciones. El primer edil no precisó en qué formulas está pensando para reencauzar la situación tras saltar por los aires su plan para privatizar el complejo. Si las cosas siguen igual, el consistorio deberá indemnizar con 21 millones de euros a Nuevo Desarrollo de Anoeta (NDA), empresa de la familia Chopera, cantidad que subiría a 30 millones si se suman las compensaciones exigidas en los tribunales por terceros.

El alcalde presentará hoy su "plan B" a los demás grupos municipales

El primer edil manifestó que las competiciones deportivas y los espectáculos taurinos celebrados hasta el momento en dichas instalaciones "no corren ningún peligro", aunque a continuación precisó que "no dependen del deseo del gobierno, sino de que haya un organizador".

El Ayuntamiento encontrará "un remedio a esta situación a medio plazo", prometió Elorza, quien prevé que su equipo hallará una "solución definitiva cuando la situación económica se vaya normalizando". Para hoy está prevista una reunión del alcalde con los portavoces de los grupos municipales para informarles sobre "el plan B" que tiene entre manos para solucionar la situación de Illumbe. Elorza también informará sobre este asunto en el pleno municipal previsto para finales de este mes.

En 1997, se adjudicó de forma directa a la familia Chopera la gestión de la plaza y los locales comerciales aledaños. El Tribunal Supremo anuló en 2006 la citada concesión, obligando al consistorio a rescindir el contrato y convocar un nuevo concurso, que quedó desierto el pasado martes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 2009