"Le disparó y se quedó en la esquina viendo cómo se moría"

Tres testigos declaran ante el juez que José Luis Trejo mató a Luisito

"El hombre sacó la pistola, le disparó, se agachó para coger algo -posiblemente un casquillo- y se quedó en la esquina, viendo cómo se moría". El relato de Katherine Lisbert, de 23 años, corresponde al momento en el que José Luis Trejo le disparó a Luis Carlos Polanco, conocido como Luisito, en la nuca. El dominicano de 22 años murió dos horas después en el hospital Clínico. Ayer, tres testigos del homicidio declararon ante el juez de instrucción, el número 11 de Plaza de Castilla, que vieron cómo Trejo mató a Luisito.

Katherine presenció el momento del disparo. Estaba en la calle de Topete, un lugar conocido como El pequeño Caribe por la cantidad de dominicanos que viven ahí. Ese día, según contó Katherine, llegó un hombre raro al barrio: Trejo. Sobre las cinco y media, ese hombre se acercó a Luisito "y le pidió drogas", explicó ayer la mujer, de 23 años.

La defensa alega que los testimonios de las mujeres son contradictorios

Luis le contestó que no vendía y siguió jugando al balón con los niños de la zona, charlando con el resto de dominicanos y jugando al billar. Estaba esperando que le entregaran su moto, que estaba en el mecánico. Iba todavía vestido con el mono de pintar porque se había pasado la mañana junto a su padre arreglando la habitación de su hija Luisany, que está a punto de nacer.

Unas horas después, poco antes de las diez de la noche, Luis salía de un bar de la calle de Topete y se cruzó de nuevo con Katherine. "Me dijo 'éste como que me sigue", en referencia a Trejo, que se acercó de nuevo a Luis y le preguntó por segunda vez si tenía cocaína. "Luis le dijo '¡Que yo no vendo droga, chivato!", recordó ayer Katherine. Entonces fue cuando, según su relato, el hombre sacó la pistola del cinto, le disparó en la nuca y le mató. "Salí pitando y gritando 'le dieron a Luisito", contó Katherine. "Fue a por el chico equivocado", repetía ayer la mujer, sentada en un banquillo, a la espera de que la llamara el juez.

Junto a Katherine esperaba ayer también su turno ante el juez Jacqueline Lora, de 34 años. Ella escuchó a pocos metros los disparos a Luis.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presencia de Trejo en Topete la tarde del 20 de marzo limpió la calle de hombres, que temían que fuera un policía. Primero pidió cocaína a Luis y, ante la negativa, Trejo "siguió preguntando al resto de tipos, pero todo el mundo se le iba porque se pensaban que era poli", aseguró ayer Jacqueline. De ahí que sólo hubiera mujeres y niños en el momento de los disparos.

Jacqueline y Luis habían estado juntos un rato antes en un bar de la calle de Topete. "Primero nos pusimos a jugar a las tragaperras y después Luis se fue a jugar al billar". Cuando salieron, Luis le dijo a Jacqueline: "Mira todavía dónde está el chivato", en referencia a Trejo. Jacqueline siguió caminando, Luis se quedó atrás y entonces la mujer escuchó un "¡Pum!". "Nos giramos y vimos que fue a Luisito al que mataron", contó ayer. Trejo comenzó a andar, despacio, mientras las mujeres se quedaban con Luis. "Los hombres tardaron 30 segundos en salir de los bares y seguir" a Trejo.

Masiel fue la tercera testigo que declaró ayer ante el juez y también identificó a Trejo como autor de los disparos, según el portavoz de la familia, Gustavo Kolchinske. El abogado de Trejo, Ramón Fernández, aseguró que las tres mujeres "incurrieron en contradicciones", sin dar más detalles.

Una testigo, junto al portavoz de la familia de Luisito.
Una testigo, junto al portavoz de la familia de Luisito.SAMUEL SÁNCHEZ

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS