Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finaliza sin éxito en Francia la búsqueda del cadáver de Publio Cordón

Los servicios policiales franceses que participaban en la búsqueda del cadáver de Publio Cordón en terrenos del Mont Ventoux pusieron fin a las tareas de rastreo sin encontrar los restos del empresario aragonés, secuestrado por los GRAPO en 1995 y que, al parecer, falleció al intentar huir de su lugar de cautiverio, según ha declarado ahora uno de sus captores.

Desde el pasado martes, la búsqueda ha sido realizada por efectivos de la Policía Judicial, con apoyo de Gendarmería y de los servicios de información que han completado el rastreo de un paraje situado en la localidad de Bedoin. En los meses anteriores, fueron los servicios de información con el apoyo de la Guardia Civil los que rastrearon la zona donde, según declaró el grapo Fernando Silva Sande habían enterrado al empresario.

Las pesquisas habían llevado a identificar un total de 22 puntos posibles en los que podía estar enterrado Cordón. Los policías contaron con el apoyo de especialistas de la Universidad de Vigo que acudieron al lugar con equipos técnicos que permiten hacer la reconstrucción del subsuelo por procedimientos informáticos. Con estos equipos fueron inspeccionados los 22 puntos que habían sido identificados como las zonas más probables de enterramiento, en base a la morfología del terreno y los datos aportados por Silva Sande.

Mont Ventoux

El rastreo humano y las inspecciones con los equipos de la Universidad no permitieron localizar el lugar donde supuestamente está enterrado el empresario aragonés, por lo que el viernes se puso fin al trabajo de búsqueda. Los encargados de la investigación se encuentran desanimados y creen que va a ser muy difícil poder encontrar los restos porque el grapo Silva Sande, que además de participar en el secuestro dijo que se ocupó de enterrar el cadáver, no es capaz de ubicar con precisión el punto.

La búsqueda se ha centrado durante meses en una zona boscosa del monte Ventoux situada a pocos kilómetros del casco urbano de Bedoin. Silva Sande declaró que el industrial, al que habían capturado en Zaragoza y lo transportaron luego hasta territorio francés, murió por una caída cuando intentó escapar de la casa en la que lo mantenían cautivo y que lo enterraron en el monte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 2009