Reportaje:

Verdi se ambienta en Vizcaya

La ABAO suma en 'Stride la vampa' las imágenes del pasado industrial y la ópera - El libro se enmarca en el proyecto Tutto Verdi

El libreto de Il trovatore, de Giuseppe Verdi, ambienta una escena de la ópera en "la falda de un monte de Vizcaya". Es el escenario donde Azucena canta el aria Stride la vampa ("Crepitan las llamas). No es la única referencia al entorno de Bilbao en las obras del compositor italiano: el vizcaíno Piquillo aparece en el coro de toreros de La traviata y en Falstaff se hace alusión a los cuchillos bilbaínos. La ABAO ha elegido el título del aria de Azucena para un libro que acerca la arqueología industrial de Vizcaya a los entresijos de un montaje operístico, a través de las fotografías de Mikel Alonso. En palabras del editor del libro, el crítico musical Juan Ignacio Vela del Campo, el libro tiene su punto de partida en el cruce de dos épicas, "la del desarrollo industrial" y "la construcción de una ópera", poniendo el foco de atención en lo que el público no ve desde su butaca.

La obra toma su título de un aria de 'Il trovatore' que transcurre en Vizcaya

La publicación de Stride la vampa, editado por la Fundación BBVA, se enmarca en el proyecto Tutto Verdi, la representación de la totalidad de las óperas del compositor italiano en el plazo de 15 años. Tutto Verdi, en marcha desde 2006, ofrecerá 35 obras, incluidos cuatro títulos revisados por el autor y tres más con variantes, que reflejarán la devoción de los aficionados de la ABAO por el autor de La Traviata. En su más de medio siglo de historia, los títulos de Verdi han sido los más representados en la ABAO, con Il trovatore y Aida a la cabeza. Los gustos mayoritarios entre los socios mandan y, al menos, una ópera verdiana ha sido obligatoria en todas las temporadas de ópera de Bilbao.

Al calor de Tutto Verdi la ABAO editó el pasado año la biografía Por amor a Verdi (1813-1901). Vida, imágenes y retratos, un recorrido por las distintas facetas del compositor y el entorno en que vivió, realizado en colaboración con el Instituto Nacional de Estudios Verdianos de Parma. Stride la vampa prescinde del compositor para centrarse en las imágenes de la historia industrial, minera y portuaria de Vizcaya. Las fotografías de Alonso, tomadas a comienzos de los años 90 del siglo pasado, muestran las zonas mineras de La Arboleda y Gallarta, los descargaderos de mineral en la Ría, las escorias de Altos Hornos de Vizcaya y las fábricas abandonadas. Contrastan con las imágenes tomadas en el palacio Euskalduna en septiembre de 2008, durante los ensayos de Il trovatore, la ópera elegida para abrir la temporada, con el tenor dominicano Francisco Casanova, la soprano italiana Fiorenza Cedolins y la mezzosoprano rusa Irina Mishura en los papeles principales.

Las fotos no van solas. Se acompañan de un estudio histórico del catedrático de la UPV Manuel Montero sobre el mundo que retrata Il trovatore y un artículo sobre la recreación poética de la obra, del musicólogo José Luis Téllez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS