Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

El Ibex 35 pone fin a la racha alcista

La racha de subidas del Ibex 35 se quebró ayer ante el ambiente de retirada que se vivía en la mayoría de los mercados de valores. Los inversores ya habían considerado agotada la tendencia alcista el día anterior, al negarse a poner dinero en el mercado, con lo que sólo un nuevo impulso alcista en la Bolsa de Nueva York podría haber evitado el descenso de las cotizaciones.

El Ibex 35 cedió ayer el 1,84% para situarse en 7.927,60 puntos y después de chocar por cuarto día consecutivo con una zona de resistencia situada ligeramente por encima de los 8.100 puntos. El índice de los valores medianos del mercado español cedió el 0,30% y el de los pequeños el 0,02%.

Aunque todo parecía ayer responder a un guión bien estudiado, inversores y analistas continuaban muy pendientes de Estados Unidos, en donde se auguran reglas más estrictas para el conjunto del sector financiero. Por el momento, sólo han esbozado las líneas generales, pero parece que en la Bolsa de Nueva York, de entrada, no han caído muy bien.

El índice Dow Jones de valores industriales bajaba más del 2% a media sesión, aunque poco a poco iba reduciendo pérdidas. Esa orientación negativa del mercado estadounidense aceleró el proceso vendedor en Europa, donde las pérdidas superaron el 1% en la mayoría de los casos.

Los indicadores económicos conocidos ayer ofrecieron una imagen un tanto ambigua, pues la confianza de los consumidores mejoró ligeramente en marzo, con una peor percepción de las condiciones actuales y una franca mejoría de las expectativas a medio plazo. El dato de ingresos personales de febrero muestra el efecto del enfriamiento económico, con un descenso del 0,2%, lo cual repercutió en el gasto, que tan sólo sube el 0,2%, después de crecer el 1% en el mes de enero.

El descenso del consumo es un mal presagio para la actividad económica, de ahí que haya muchas dudas sobre la posibilidad real de que se toque fondo muy pronto en la regresión y, más aún, sobre la posibilidad de que la recuperación se inicie ya en 2010.

Las noticias en Europa tampoco eran buenas, pues los pedidos industriales de la eurozona bajaron en enero el 3,4%, aunque es la tasa interanual de esa actividad, con una caída del 34,1%, la que preocupó a los inversores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 2009