Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almuñécar se queda sin dinero tras privatizar la recaudación de impuestos

El alcalde tan sólo asegura a los trabajadores municipales la nómina de este mes

El Ayuntamiento de Almuñécar (Granada) afronta meses duros. El alcalde, Juan Carlos Benavides (Convergencia Andaluza), reunió a los trabajadores municipales el pasado fin de semana para comunicarles que sólo puede garantizar el pago de la nómina del mes de marzo. A partir de abril, no sabe qué hacer. Por el momento, se escuda en que la imposibilidad de recaudar tributos -un servicio que él privatizó- es la causa de la "bancarrota" en el Consistorio. El alcalde se marchó de viaje a Marruecos a las pocas horas de dar las malas noticias a los empleados municipales.

Es su modo de hacer las cosas. Particular, pero rentable desde el punto de vista electoral, a la vista de los resultados obtenidos en uno u otro partido -en su trayectoria política Benavides ha sido miembro de PSOE, PA y CA-.

El regidor se fue de viaje a Marruecos tras anunciar la situación

La oposición no se pone de acuerdo para desbancar a Benavides

El anuncio no fue gratuito. Culpó de la falta de fondos a la Junta de Andalucía y a la Diputación provincial, ambas gobernadas por el PSOE, al que culpa ahora de la crisis económica y política que amenaza al Consistorio.

El problema que esgrime comenzó con una decisión del propio Benavides. El pasado verano, optó por retirar a la Diputación la recaudación de impuestos, que la institución realiza a través de la Agencia Provincial de Administración Tributaria de Granada (Apat), para concedérsela a una empresa cuyo gerente es concejal del PP en el municipio. Para esta decisión, contó con el apoyo del PP ya que no tiene mayoría absoluta. La Diputación vio en esta acción un "pacto político" que pone ahora en peligro la estabilidad económica.

La Junta de Andalucía recurrió el acuerdo plenario que otorgó la concesión del servicio a dicha empresa. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Granada ha decidido suspenderlo hasta que haya sentencia firme. La Diputación, que cifra en unos 3,4 millones de euros lo que debería haber recaudado el Ayuntamiento, ha vuelto a ofrecer sus servicios a Benavides, pero éste replicó que no aceptaba "chantajes". Según el diputado de Economía, José María Aponte, la institución provincial facilitó el proceso de transición hacia la privatización del servicio en Almuñécar. Benavides mantiene que la Diputación le remitió el soporte informático relativo al proceso recaudatorio en un formato ilegible y con dos meses de retraso. En 2008, la institución supramunicipal ingresó en el Ayuntamiento de Almuñécar 5,8 millones de euros en 35 anticipos para afrontar los gastos corrientes. Entonces el servicio lo gestionaba la Apat.

Los partidos de la oposición -PP (5 concejales), PSOE (4), IU (1) y PA (1)- no logran ponerse de acuerdo. IU aboga por un pacto entre todos para desbancar al actual regidor, que gobierna con 10 de los 21 concejales de la Corporación. Pero el PSOE cree que ese supuesto "gobierno de salvación" es poco viable", ya que, según su secretario provincial en Granada, Francisco Álvarez de la Chica, el PP ha apoyado no pocas veces la política de Benavides. Por su parte, el PP se limita a descalificar la gestión del alcalde y su pasado socialista, pero no va más allá.

El PSOE recuerda el apoyo que dio el PP a su polémico, y aún no aprobado de manera definitiva, Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). La oposición le recrimina al alcalde que haya gastado dinero proveniente de adelantos de aprovechamientos urbanísticos que "no existen" porque redactó y aprobó un PGOU que no está adaptado a la normativa andaluza. Y habría que devolverlo.

Los proveedores y empresas externas tampoco saben qué pasará con ellos. El alcalde ha fijado la prioridad en el pago de las nóminas de los alrededor de 350 empleados que tiene el Ayuntamiento. La economía municipal está mermada por esta falta de ingresos, pero también, según la oposición, por la asistencia jurídica al alcalde -que tiene numerosas procesos pendientes- y la publicidad sobre su gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de marzo de 2009