Garzón procesa a 44 jefes de Batasuna que iban a gestionar la etapa clandestina

Están acusados de continuar la acción delictiva diseñada por los terroristas

El juez Baltasar Garzón es un cajón de sorpresas. Cuando toda la España jurídica esperaba nuevas resoluciones en el caso Gürtel -nuevas imputaciones, implicación de otros altos cargos, o el levantamiento del secreto del sumario, son las posibilidades con las que abogados y periodistas especulan- el magistrado se despachó ayer con el procesamiento de 44 jefes de la izquierda abertzale por continuar la acción delictiva diseñada por ETA. Garzón les procesa por integración en banda terrorista y les ha convocado a declarar entre el 13 y el 20 de abril.

Se trata de un paso más en la estrategia de asfixiar a Batasuna y el entorno de ETA e impedir su reestructuración. Los procesados eran, según Garzón, las personas designadas por la organización terrorista para gestionar el paso de la izquierda abertzale por la clandestinidad (entre 2005 y 2008), ya que todas las estructuras de la banda fueron ilegalizadas, incluidas Acción Nacionalista Vasca (ANV) y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV). Precisamente, entre los 44 procesados no figuran los dirigentes de este último partido Jesús María Aguirre, Sonia Jacinto, Juan Carlos Ramos, Nekane Erauskin y Karmele Berasategi, puesto que el proceso contra ellos se encuentra provisionalmente en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Sin embargo, todos ellos serán sin duda procesados en una próxima ampliación, puesto que las llamadas Nekanes ya no son parlamentarias vascas, y al haber perdido la condición de aforadas, la causa volverá en breve a ser competencia de la Audiencia Nacional.

Más información

Entre los ahora procesados están los principales dirigentes de la Mesa Nacional de Batasuna, capitaneados por su coordinador nacional, Joseba Permach, los responsables de los herrialdes o territorios y los jefes de área, como el portavoz, Pernando Barrena; el jefe de comunicación, Juan José Petrikorena, o el de relaciones exteriores, Rufi Etxeberria.

También figuran los dirigentes de ANV Kepa Bereziartua, Antxon Gómez Llorente y Alazne Arocena. Además, el juez ha incluido entre los procesados a una serie de personas que no formando parte de la Mesa Nacional o de la dirección de Batasuna, ejercían algunas labores destacadas como dirigentes de la formación. La más significativa de entre estos últimos es Inocencia Galparsoro, alcaldesa de Mondragón.

El juez ha agregado a la lista de procesados a los dirigentes franceses de Batasuna Xavier Philippe Larralde y Aurore Martin, aunque es posible que la causa se archive para ellos dependiendo de la acusación que exista en el proceso que se sigue contra ambos en Francia.

En los fundamentos jurídicos del auto, que tiene 573 folios, se destaca que Batasuna, formación ilegalizada por el Tribunal Supremo en 2003, y que formaba parte del complejo terrorista diseñado por ETA, ha continuado renovándose, cada vez en forma más clandestina, designando a nuevos miembros de la Mesa Nacional a medida que iban siendo detenidos.

El auto hace especial referencia a "las nuevas marcas del complejo", PCTV y ANV, "que han sido fagocitadas por Batasuna, perdiendo el carácter autónomo que pudieron haber tenido en el marco de la izquierda abertzale y han pasado a desempeñar el papel que le correspondía a Batasuna cuando ésta lideraba el denominado 'frente institucional' de ETA, en tanto que Batasuna fundiéndose con Ekin, ha pasado a ser el referente político del complejo terrorista, consciente ya, en forma definitiva, de la imposibilidad de su vuelta a la legalidad".

Una alcaldesa sumisa a ETA

Baltasar Garzón atribuye a la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro, como miembro de ANV, una dependencia y sumisión a la organización terrorista ETA y una colaboración con sus fines. Galparsoro, dice el auto del juez, está vinculada a las estructuras de Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y Batasuna desde, al menos 1987, y ha ostentado distintas responsabilidades hasta pasar, dentro de "la estrategia diseñada por Batasuna-ETA de poseer representantes en las organizaciones legales que asumieran el papel de aquella antes de su ilegalización, a desempeñar un cargo de relevancia en ANV/EAE, encabezando las listas de esta organización en el Ayuntamiento de Arrasate-Mondragón".

Tras la suspensión de actividades de ANV, Galparsoro ha incumplido la resolución y ha mostrado su "voluntad rebelde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50