_
_
_
_

Músico, profesión de riesgo en Teherán

Ángeles Espinosa

La tarjeta dice "asesor de piano". "Ser músico no está bien visto en este país", asegura V., en un descanso de su grupo que, para evitarse problemas y sobrevivir, se dedica a animar las veladas de la colonia diplomática de Teherán. La situación se complica aún más si quien siente la llamada de Euterpe (musa griega de la música) es una mujer. Las vocalistas sólo pueden actuar ante audiencias femeninas y la segregación de sexos oficial dificulta que las instrumentistas reciban clases de los grandes maestros hombres.

Tras la revolución islámica de 1979, los clérigos prohibieron todo tipo de música por considerarla pecaminosa. La decisión constituyó un duro golpe en un país que se precia de gran tradición melódica. El esfuerzo de algunos consagrados logró que se permitiera la música clásica persa aunque con restricciones: sólo podían interpretarla hombres y no estaban autorizados a tener alumnas. Los sonidos de grandes cantantes como Parisa o Sima Bina quedaron encarcelados en sus casas.

Hasta que la revista Zanan se atrevió a sacar en portada a Ghashang Kamkar con su sehtar (laúd de tres cuerdas). Era la primera vez desde la revolución que se reconocía la existencia de mujeres músicos. Corría 1997 e Irán acababa de elegir al presidente reformista Mohamed Jatamí. Con él, las cantantes recuperaron el derecho a actuar aunque fuera ante audiencias exclusivamente femeninas, y algunas mujeres se atrevieron a formar grupos musicales.

Aun así, los sectores más conservadores mantienen sus recelos. Los conciertos de mujeres no se anuncian. Es el boca a boca el que logra que llenen las salas. Y como sigue en pie la prohibición de los solos femeninos, las cantantes se ven obligadas a distribuir sus discos fuera de Irán. Tal es el caso del Saye-ye Mehr, el primer trabajo independiente de Mehrbanu, la líder del Ensemble Mehr.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Ángeles Espinosa
Analista sobre asuntos del mundo árabe e islámico. Ex corresponsal en Dubái, Teherán, Bagdad, El Cairo y Beirut. Ha escrito 'El tiempo de las mujeres', 'El Reino del Desierto' y 'Días de Guerra'. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_