Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un hombre de dos tiros en la nuca

Detenido un hombre de 38 años como presunto autor del crimen

Un joven de 23 años de origen dominicano falleció anoche tras recibir dos tiros en la nuca. El suceso se produjo a las diez de la noche cerca de Cuatro Caminos. Un grupo de amigos charlaba en la confluencia de las calles de Topete y Carnicer, en Tetuán, cuando un hombre disparó a la víctima, que falleció un par de horas más tarde en el Clínico.

La policía detuvo al supuesto agresor, un hombre de 38 años, que llevaba el arma con la que se efectuaron los disparos. Algunos testigos dijeron que el detenido trabaja como vigilante de seguridad.

A Luisito ayer le descerrajaron dos tiros en la nuca. La versión de sus amigos, que iban con él en el momento de los hechos, es que fue todo cosa de un pirado. Un hombre que se cruzó con Luis y le disparó en la cabeza. "Era una glock, con más de 15 balas", explicó ayer, a las puertas de la comisaría José Alberto Peña Mato. La policía todavía no tiene claro que haya sido cosa de un loco. Luis Carlos P. P., de 23 años, murió ayer en el Clínico. El presunto autor, Luis T. C., de 38 años, pasó la noche en la comisaría de Tetuán. El hombre portaba el arma del crimen.

El tiroteo ocurrió sobre las diez de la noche. Un grupo de jóvenes de origen dominicano caminaban por la calle de Topete, en el distrito de Tetuán. El barrio, detrás de la zona del metro de Cuatro Caminos, suelen frecuentarlos muchos inmigrantes. En concreto, el lugar de la agresión es un conjunto de callejuelas angostas, salpicada de bares. A la altura del número nueve, los dominicanos se toparon con Luis Carlos P. P., de profesión vigilante. El hombre, según los amigos del agredido, llevaba toda la tarde dando vueltas por el lugar. Entonces se cruzó con Luisito, "se acercó a él y le hizo, ¡pum!", explicó José Alberto, escenificando la secuencia. El joven cayó herido de gravedad al suelo. "Nos pasamos un cuarto de hora caminando con él y fuimos nosotros los que llamamos a la policía", añadió. Y se quejó de que los agentes les habían golpeado al acudir al lugar.

Mientras los sanitarios del Samur atendían a la víctima, que tenía dos heridas de bala en la nuca, de entrada, pero no de salida. Lograron reanimarle, pero el joven murió poco después en el hospital.

Ayer los amigos del joven reunidos en la comisaría de Tetuán estaban serios, pero no desolados. Aseguraron que no conocían de nada al agresor. Su único lamento, es que Luisito "tiene una chica que está embarazada". La víctima contaba con dos detenciones, una por hurto y otra por lesiones. El presunto autor de los disparos, no tiene antecedentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de marzo de 2009