El PP acepta que el pacto con López se pueda cerrar en dos fases

El puente ha introducido un alto en las negociaciones que el PSE y el PP están manteniendo para cerrar un acuerdo que convierta al socialista Patxi López en lehendakari, pero algunos de sus responsables siguieron ayer cruzándose mensajes a través de los medios informativos.

El secretario general del PP vasco y responsable de su comisión negociadora, Iñaki Oyarzábal, afirmó en una entrevista con la SER que su partido está dispuesto a aceptar que se cierre el acuerdo "en dos fases", una antes de Semana Santa y otra después. En la primera se debería alcanzar un consenso sobre la Mesa del Parlamento y "encauzar el acuerdo político" antes de abril, ya que el pleno de constitución de la Cámara se celebrará el primer viernes de ese mes, día 3.

"Luego podemos seguir hablando y fortaleciendo todo lo que puedan ser acuerdos de cara a la investidura", añadió. "La semana que viene y la siguiente tienen que ser claves para saber exactamente si hay voluntad de los socialistas por comprometerse en las áreas más importantes para cambiar las cosas, y a partir de ahí, saber si efectivamente tiene la voluntad de contar con el PNV como socio en esta nueva etapa", concluyó.

Mientras, José Antonio Pastor, secretario general del PSE de Vizcaya, igualmente miembro de su comisión negociadora, señaló que ambas partes tratarán en la semana entrante de ""formalizar los acuerdos políticos". "Ya están más o menos definidos cuáles son los temas y las prioridades políticas a abordar" declaró a Europa Press.

"Vamos con ánimo constructivo, como entiendo que ellos han venido también hasta ahora a las reuniones, y a lo largo de los próximos días, esperamos alcanzar un acuerdo satisfactorio, que se concretará en todos sus términos a lo largo de estas reuniones", apostilló.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS