Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

María ya no dispara para España

Quintanal, plata en Atenas y enfrentada a la Federación, competirá como dominicana

María Quintanal superó de un disparo la distancia que separa a los deportistas anónimos de los que pasan a la historia. Fue en los Juegos de Atenas 2004, y aquel fogonazo le proporcionó una medalla de plata en tiro al plato, la primera en Grecia para España. Hoy se puede asegurar que no conseguirá ninguna más con el equipo olímpico español. Quintanal, frontalmente enfrentada con la Federación, defenderá a partir de ahora la bandera de la República Dominicana, el país que la acoge la mitad del año; el mismo al que le acompañará su marido, Sergio Piñero, tirador que también se ha nacionalizado; la república en la que entrena desde 2005 su suegro; y la isla que le espera con los brazos abiertos: "No podemos negar que sea una buena noticia", dijeron a este periódico desde la Federación dominicana de tiro; "pero sí afirmar que no les ofrecimos dinero. Somos un país pobre. Nada de dinero. Han sido las circunstancias de la vida".

Se sintió abandonada, pero los dirigentes dicen que le ofrecieron "lo que quisiera"

"No quiero hablar nada de este tema", dice por teléfono Quintanal, la tiradora de 39 años que se sintió como una princesa cuando triunfó en Atenas y la quiso conocer media España. "No quiero entrar en más rollos de prensa. Me lo reservo, más adelante será el momento", continúa, afincada ahora en Gran Canaria, dedicada al negocio familiar de los equipos antiincendios, a cuidar de Arantza, su hija; y a disparar, poco, en el Club de tiro de La Majadilla. "Lo que ha salido en prensa hasta ahora ha sido sin mi consentimiento. ¿Lo de la República Dominicana? Es verdad, en principio, sí".

¿Qué ha pasado? "Este es un problema de desavenencias entre Quintanal y el entrenador nacional", explican desde el Consejo Superior de Deportes, que concedió una beca ADO de 48.000 euros a la tiradora en 2005. "A la vuelta de los Juegos Olímpicos de Atenas, ella planteó esos problemas. Hubo las correspondientes reuniones, y Rodrigo de Mesa [presidente de la Federación] le ofreció el entrenador que quisiera, las condiciones que ella quisiera, la planificación que ella quisiera... pero parece ser que lo único que ella quería es que se fuera el seleccionador", continúan. "En 2006, la Federación la excluyó de las becas ADO. Todo esto es una cosa extraña. Y María desapareció de la competición". Su nacionalización priva a España de una deportista con medallas europeas, mundiales y olímpicas, y le deja sin una mujer competitiva justo cuando los resultados femeninos fueron la única sombra de 2008, el año de oro del deporte español.

Quintanal se consideraba abandonada por José Luis Pérez Sanz, el seleccionador. El técnico, según denunció, no le corregía gestos técnicos en los entrenamientos, en los que llegó a fallar a propósito para provocar una reacción; y la Federación, según la versión que transmitió su entorno, le obligó a asistir a una rueda de prensa que implicó que prescindiera de entrenarse el día previo a la tirada del doble trap de Atenas, especialidad en la que se presentaba como campeona mundial y en la que no obtuvo medalla.

"Eso no es cierto", responde De Mesa, el presidente de la Federación. "En unos Juegos todo está organizado. No son una pachanguita: todo se programa con tiempo. Lo que dice son trucos y tracas", continúa. "No quiero entrar más en la polémica, pero el año anterior a los Juegos de Atenas, cuando fue campeona de Europa, a María no se le bajaba de la boca lo bueno que era Sanz. Ahí está la hemeroteca. Luego, él decidió no seleccionar a su marido... aquí lo que subyace es que María está sometida a bastantes tensiones".

Por ahora, Quintanal sigue en España, aunque el jueves ya la esperan en Santo Domingo, donde tiene una casa y un piso, los entrenamientos en el campo de tiro de El Higüero, además de una prolongación del negocio familiar de equipos antiincendio. "Están aquí la mayor parte del tiempo", explican desde la Federación dominicana. "Hemos sido prudentes con el tema. Quisimos que participaran en los Juegos Centroamericanos de 2006, pedimos una autorización a la española, y no estuvieron de acuerdo. Ahora, ya pueden disparar para nosotros. La Federación Internacional les ha dado un permiso provisional con el que pueden competir, y estamos a la espera del definitivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009