600 vecinos donostiarras protestan

La Diputación de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián han recibido una carta firmada por más de 600 vecinos del barrio donostiarra de Egia denunciando la inseguridad en el barrio causada, supuestamente, por el "descontrol" de varios grupos de menores tutelados por el ente foral en los alrededores de la torre de Atotxa, entre la estación del Norte de Renfe y la plaza Blas de Otero.

La mayoría de los testimonios recabados ayer por este periódico no relataban encontronazos directos con los menores. Casi todos se remitían a cosas que les habían pasado a un conocido o que les habían contado. Los incidentes más destacables ocurrieron en la panadería Txilina. Ander Pinzolas, responsable de la tienda, explica que durante la pasada Nochevieja le reventaron el cristal del escaparate para entrar a robar. Una vecina y un ertzaina le indicaron que los responsables eran menores magrebíes. Otro incidente ocurrió semanas atrás, cuando un joven, probablemente drogado tras inhalar disolvente, se metió a la tienda y robó una bandeja con bollería. Ander le persiguió. "Cuando le atrapé, lamió toda la bollería, me dijo que ya no la quería y la dejó allí", relata.

En su memoria anual, la Fiscalía de Guipúzcoa vincula el aumento de delitos cometidos por menores en 2008 -1.137, un 28% más que en el año anterior- con la llegada "masiva" de menores de origen magrebí "con una integración difícil" y graves carencias. La memoria dedica un apartado a los delitos por lesiones, cuyas denuncias son interpuestas en su mayoría por educadores y trabajadores de los centros de menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50