Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MAURICIO FUNES | Presidente electo de El Salvador

"Si no se producía este cambio, el país se hundía"

Está sudando. Acaba de pronunciar su primer discurso en la calle como flamante presidente de El Salvador y saluda a sus votantes, apiñados en la plaza, felices, incrédulos todavía de la noche mágica que les ha tocado vivir. Hace calor para todos, pero más para Mauricio Funes, de 49 años, que lleva puesto un discreto chaleco antibalas por debajo de la guayabera. Dos periodistas le piden una valoración urgente del momento y él acepta sobre la marcha, sin protocolo. Aprieta la mano fuerte y mientras responde se limpia las gafas empapadas de sudor. Tiene que levantar la voz sobre un coro de miles de voces que cantan como tantas otras noches en tantas otras plazas: "¡El pueblo, unido, jamás será vencido!".

"Ahora tenemos la posibilidad de acabar con la polarización social"

Pregunta. ¿Qué significa este cambio para El Salvador?

Respuesta. Significa que se ha cerrado un ciclo histórico de Gobiernos excluyentes, autoritarios, que no han sabido resolver los grandes problemas del país. Cuando el partido Arena llegó al poder hace 20 años, dijo que iba a convertir El Salvador en una de las economías más dinámicas y competitivas del continente, que iba a acabar con la pobreza, reducir la desigualdad social, combatir la criminalidad?

A la vuelta de 20 años, tenemos uno de los países más atrasados de América Latina, una de las economías con mayor debilidad estructural para enfrentar la crisis, una de las sociedades más pobres y, sobre todo, con los mayores niveles de exclusión y marginalidad social, agobiada por la delincuencia, secuestrada por la delincuencia. Somos el país con la tasa de homicidios más alta del continente. Ése es el gran desafío que tengo por delante.

El cambio que hoy estamos iniciando cierra un ciclo histórico y abre la oportunidad para iniciar un Gobierno auténticamente democrático, que construya una sociedad justa y democrática, que es a lo que aspiramos los salvadoreños.

P. ¿Necesitaba el país este cambio para dejar definitivamente en la historia el eco de la guerra?

R. Si no se daba este giro, el país se hundía. Si no se daba este cambio, esta alternancia, el país iba rumbo al descalabro y a profundizar la polarización. Nosotros tenemos la posibilidad de despolarizar el país en la medida en que se va a despolarizar social y económicamente. La polarización política no es un asunto de voluntad de los actores políticos, es el reflejo de la polarización social y económica que vive El Salvador.

P. ¿Cuál va a ser la primera medida de gobierno?

R. Hacer un Gobierno diferente con un ejercicio público diferente. Y resolver el problema del grave deterioro de la situación fiscal del país. Tenemos que convocar un pacto fiscal para hacerle llegar más recursos al Estado, y a través de ese pacto fiscal, financiar nuestra política social, nuestra política de apoyo a los sectores productivos nacionales?

P. ¿Con su victoria se disipa la campaña del miedo, el fantasma de Hugo Chávez?

R. Con esta victoria lo que se demuestra es que se acabó el miedo al cambio, al cambio seguro, al cambio con estabilidad y con gobernabilidad democrática que es al que le hemos estado apostando nosotros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de marzo de 2009