Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

"¡Trajes para todos!"

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, no vistió ayer de traje sino que se atavió con un tradicional blusón negro para asegurar: "Yo ya dije en su momento lo que dije y, además, sigo diciendo lo mismo". Por ello, se negó otra vez a responder a las preguntas de los periodistas sobre su implicación en una supuesta trama de corrupción.

Camps participó en la Romeria de les canyes (Romería de las cañas) de Castellón. Durante el primer kilómetro de marcha escuchó gritos de "¡Trajes para todos!", procedentes de grupos de participantes. Fue entonces cuando optó por hablar para decir que "cada semana hay una mentira nueva" y añadir que "las cosas se van aclarando". Respondía así, sin hacer mención expresa, a la entrevista con el sastre José Tomás, publicada ayer por EL PAÍS, en la que explica cómo imputados por el juez Garzón en la trama de corrupción vinculada al PP pagaban sus trajes.

MÁS INFORMACIÓN

Como es habitual en él, Camps no aceptó preguntas pero aprovechó para manifestar su confianza en la justicia y en que "la verdad resplandecerá sobre la mentira y la insidia", aunque cinco semanas después de que se conociera su implicación en la trama desarticulada con la Operación Gürtel sigue sin aclarar si pagó o no los trajes o cuál es su relación con Orange Market y su responsable, Álvaro Pérez.

También acudió a la romería el secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, quien acusó a Camps de haber sumido al Consell en "una crisis institucional sin precedentes" y le exigió que deje "que los grupos políticos le pregunten" para "aclarar qué está pasando". Añadió que Camps es responsable de permitir la creación de una red delictiva alrededor de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de marzo de 2009