Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arana se sitúa como aspirante destacado para suceder a Madrazo

Mikel Arana, actual portavoz de la Presidencia de Ezker Batua y el único parlamentario que la formación el 1-M, es el dirigente mejor colocado para sustituir a Javier Madrazo al frente de la dirección del partido. Arana, un fiel de Madrazo, cuenta con el aval del Partido Comunista de Euskadi, con lo que tiene garantizada la mayoría. También suenan otros nombres como el de Igor Irigoyen, director de Cooperación al Desarrollo; Kontxi Bilbao, ex parlamentaria, y Fernando Consuegra, repescado como viceconsejero de Asuntos Sociales para los dos meses que le quedan de gestión al actual Gobierno en funciones.

La situación interna en EB siempre ha sido volcánica. Madrazo consiguió la reelección como coordinador general en la séptima Asamblea (celebrada en junio) al lograr un pacto inesperado con el Partido Comunista, que siempre le había criticado su seguidismo del discurso nacionalista. Esa entente entre el sector oficial de Madrazo y el EPK le garantizó el 77% de los apoyos. Y esa alianza se mantiene en las actuales circunstancias. Madrazo y los comunistas suman 77 de los 103 miembros del Consejo Político. El resto se lo reparten los dos grupos que conforman el sector crítico: el que se aglutina en torno al ex parlamentario Oskar Matute, partidario de la disolución de EB y la creación de un nuevo partido; y el de Ángel Bao, que asegura que su sitio se encuentra dentro del partido única y exclusivamente. "Si no estamos en EB, nos iremos a nuestra casa", recalca un miembro de este sector.

En su opinión, la regeneración pasa por la asunción de responsabilidades, de que las diferentes sensibilidades compartan la dirección, de que la vida interna dentro de la organización sea más democrática, y de que el partido recupere su esencia de izquierda; es decir, defender "a los que menos tienen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009