Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo expedienta por quinta vez al único juez penal de Palencia

El Consejo General del Poder Judicial ha abierto un nuevo expediente por falta grave a Victoriano Lucio Revilla, titular del único juzgado de lo penal que hay en Palencia. Este juez ya ha sido sancionado en cuatro ocasiones anteriores por el Poder Judicial.

El motivo del último expediente, abierto el pasado 16 de febrero, es la supuesta vulneración del artículo 418.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que impide el uso en resoluciones judiciales de expresiones "innecesarias, improcedentes o irrespetuosas". El juez Lucio dictó una resolución de inhibición en un procedimiento por insultos y agresiones en el que estaban involucrados sus padres, que no figuraban como imputados, en la que incluía su propia versión de lo ocurrido. El procedimiento obedecía a un enfrentamiento entre familiares al término de un entierro.

La magistrada de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede en Valladolid, está instruyendo el expediente.

El penúltimo expediente, de finales de 2008, se saldó con una multa de 300 euros porque durante su estancia en un juzgado de lo contencioso de Burgos, el juez Lucio había dejado 109 sentencias sin dictar y 100 procedimientos ordinarios parados. En aquel asunto tomó cartas el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, quien consideró "lamentable" la situación del juzgado. Desde el Tribunal Superior se instó al juez Lucio a que resolviera los asuntos pendientes, pero éste dejó el trabajo acumulado para que lo asumiera el juez que iba a sustituirle.

Insultos al fiscal

El juez Lucio también ha sido expedientado por insultar, en el año 2000, al fiscal jefe y al secretario de la Audiencia de Palencia.

Otro de los asuntos por los que ha sido expedientado Lucio fue por un recurso que presentó en 1997 contra un expediente de "jubilación por incapacidad" que le abrió el Consejo, y que finalmente se saldó con un año de suspensión cautelar. En aquella ocasión, incluso llegó a acusar al Poder Judicial de "temeridad" y pidió una indemnización de 300.000 euros. El Tribunal Supremo rechazó su petición y recordó que fue "un posible desequilibrio psíquico y emocional" del juez lo que llevó al Consejo a abrirle expediente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009