Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
4 de abril de 2008 | Reunión en la Consejería de Justicia | El espionaje en la Comunidad de Madrid

"Comprobamos que el vehículo pertenece a Clara Reynols"

Cualquier lector de los 33 partes originales de espionaje a dirigentes del PP, singularmente al vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y al ex consejero Alfredo Prada, tiene decenas de pruebas de que hay información que sólo puede obtenerse mediante prácticas ilegales. Y no cabe afirmar que esa información sale de las agendas de ambos espiados. Si los agentes dispusieran de la agenda de Prada no tendrían que tomarse las molestias que se relatan a continuación. El siguiente texto está fechado el 4 de abril de 2008, y fue redactado por los espías después de haber levantado el seguimiento al vicealcalde, Manuel Cobo:

"Nos dirigimos al puesto de trabajo de P, observamos que su vehículo oficial se encuentra aparcado en el lugar habitual y que en la esquina está estacionado con un conductor dentro un vehículo del cual una vez verificados los datos comprobamos que pertenece a Clara Reynols".

Es decir, una visitante del despacho del consejero Prada es identificada por los espías no porque alguien filtre datos de la agenda oficial de este último, sino porque miembros de la red de espionaje verifican incluso qué coches hay aparcados en las inmediaciones de la Consejería de Justicia. Y, a partir de ahí, descubren el nombre de Clara Reynolds tras obtener datos de Tráfico sobre la identidad del propietario de su coche.

Los espías no pueden, por tanto, confirmar que se reunió con Prada. Sólo saben que estaba en los alrededores y simplemente eso la convertía, a sus ojos, en sospechosa. Prada sí certifica que tuvo ese día una reunión con Reynolds en su papel de presidenta de una fundación.

Maru Menéndez, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, lo ve claro: "Granados filtra los partes del ex chófer de Prada mientras que no ha proporcionado un solo papel sobre los agentes de su consejería que son sospechosos de haber espiado. Ni una dieta, ni una factura de sus asesores sospechosos. No ha entregado nada de su supuesta investigación interna, pero intenta cerrar la comisión de investigación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009