Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes cadenas de alimentación abren una guerra de precios

La crisis aprieta aún más y la estrategia comercial centrada en la rebaja de precios se impone en la distribución alimentaria. Las tres grandes firmas de superdescuento Dia, Lidl y Aldi, cerraron 2008 con claro aumento de ventas. La rebaja agresiva de precios se impone progresivamente en todo el sector. Mercadona y Carrefour han iniciado un pulso en esta carrera aunque también les acompañan Eroski con una agresiva campaña comercial y El Corte Inglés con su firma Hipercor y con su marca blanca Aliada.

Dia cerró el pasado año en España con unas ventas de 4.532 millones de euros, un 11,9% más, que fueron resaltadas como un gran dato por Javier Campo, presidente de la empresa. También en el mercado internacional las ventas subieron el 10% hasta los 10.560 millones. Campo considera que no sólo han crecido por la crisis sino por la modernización de sus centros y la mejora en la calidad y variedad de productos.

Lidl, a falta de cerrar definitivamente el ejercicio, vendió el pasado año por encima de los 2.000 millones frente a los 1.900 millones del año anterior. La empresa afirma que se halla en pleno proceso de expansión que le llevará a alcanzar una red de 500 tiendas. Aldi, empresa familiar alemana que es líder en ese mercado, además de en Bélgica, Holanda y Austria, cuenta con 200 tiendas en suelo español y el pasado año "mejoró sus ventas de forma clara", según varios analistas del sector. La empresa no ha facilitado los datos del cierre de ejercicio en España.

Carrefour ha hecho de los precios bajos su eje estratégico, dicen en la empresa, que aún no ha presentado los resultados de 2008. La semana pasada decidió bajar hasta un 25% una media de 10.000 productos por centro, aunque no precisó datos concretos sobre porcentajes de bajadas.

Marcas blancas

La multinacional cuenta con 168 hipermercados en España y la rebaja será distinta en cada centro. Carrefour rebajará tanto las marcas propias como las ajenas y asegura que es el complemento del trabajo conjunto que realiza con 12.000 empresas proveedoras para una mejor oferta comercial en amplitud y precio.

Mercadona, que facturó en 2008 por valor 15.379 millones (un 10% más), se ha propuesto apretar las tuercas a sus competidores por la vía de precios: bajará las tarifas un 17% para ahorrar 2.000 millones a sus clientes. La empresa está dispuesta a reducir su beneficio a la mitad en 2009 con tal de seguir fidelizando a sus clientes. Este tipo de anuncios, que tiene su componente engañoso, trata de atraer a un consumidor asustado por la crisis. La apuesta de Mercadona implica a los proveedores a los que les restará ganancias ya que les retirará 600 referencias de sus estantes por no alcanzar un nivel de rotación exigido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de marzo de 2009