Feijóo pide por carta a Touriño que despache sólo asuntos "urgentes y ordinarios"

Cambio de papeles. El próximo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reclamó ayer por carta a Emilio Pérez Touriño exactamente lo mismo que el socialista había pedido a Manuel Fraga en el anterior traspaso de poderes: que el ejecutivo saliente se limite a despachar asuntos "urgentes y ordinarios", tal y como obliga la ley estatal.

No puede decirse que hace tres años y medio, el Gobierno del PP, del que Feijóo era vicepresidente primero hubiera seguido a rajatabla esa instrucción. Pero, ahora, en una misiva fechada el miércoles y en la que Feijóo estampa su firma, el presidente in pectore apela a "la normativa estatal y a la jurisprudencia" para que el Gobierno en funciones "se limite a la gestión y depacho ordinario de los asuntos públicos" y "se abstenga de adoptar, salvo en casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general, otras medidas". Feijóo exige a Touriño que evite cualquier decisión "relacionada con la dirección política de la Administración". Y apremia a su antecesor para que agilice el intercambio de información "que garantice el correcto funcionamiento" del Gobierno y "una ágil puesta en marcha del nuevo equipo de gobierno".

Barcón garantiza que no se repetirá "el bochornoso espectáculo" de 2005

En una carta que lleva el encabezamiento del PP de Galicia y que dirige al "estimado presidente", Feijóo reclama a Touriño que designe a las personas para acometer el traspaso de poderes. En un acto del PP orensano, ayer por la tarde, Feijóo apeló a la crisis para acelerar el proceso y aclaró que la carta la había enviado a la Xunta, dado que desconoce la dirección del hotel en el que Touriño se aloja en Tenerife.

La respuesta al presidente electo llegó anoche de la secretaría de organización del PSdeG, Mar Barcón. La número tres del partido garantizó un traspaso "en tiempo y forma como hacen siempre los socialistas". Contrapuso lo ocurrido hace cuatro años e incluso recordó a Feijóo el contrato que él mismo firmó con un familiar suyo representante de una empresa adjudicataria. "No repetiremos el bochornoso espectáculo de aquellos días", espetó Barcón.

Que la futura oposición no está dispuesta a dar tregua a Feijóo quedó de manifiesto también en unas declaraciones del secretario de Organización del BNG, Alberte Ansede, quien tachó "medidas revanchistas" los anuncios del futuro presidente de que suprimirá las galescolas y el Consorcio de Servizos Sociais y de que derogará el decreto sobre el gallego en la enseñanza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS