Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres semanas para diseñar una flecha

Brawn, comprador del equipo Honda de F-1, iniciará en Montmeló la mejora del nuevo coche

Ayer todo fue rapidísimo, como es de recibo en la Fórmula 1. En menos de doce horas, Honda anunciaba que vendía su escudería a Ross Brawn, nacía el Brawn GP, y el nuevo bólido, que se identifica como BGP 001, daba ya sus primeras vueltas al circuito de Silverstone. Ese ritmo vertiginoso es el que deberá mantener el nuevo equipo si no quiere quedar en evidencia el próximo día 29, en Melbourne, cuando arranque el Mundial de 2009. Brawn, antiguo director técnico y ahora dueño, tiene tres semanas para diseñar una flecha, una tarea nada fácil si se atiende al retraso que lleva su escudería con respecto a las demás, que ya han participado en varias sesiones de entrenamientos en lo que va de año.

Hasta el día 29, Jenson Button y Rubens Barrichello, la dupla de pilotos elegida por este ex director técnico de Ferrari que fue clave en los éxitos de Michael Schumacher, se hartará de dar vueltas. Este mismo lunes saldrán a rodar en el Circuito de Cataluña.

"Hemos hecho una improvisada puesta en marcha en Silverstone y el equipo se dirige ahora a Montmeló, donde la semana que viene realizaremos unas pruebas vitales para nosotros", reconocía ayer el propio Brawn. "Y la semana siguiente iremos a Jerez. Este monoplaza fue diseñado para albergar un propulsor distinto al que finalmente llevará [Mercedes-Benz] y hemos tenido que adaptarlo, y dadas las circunstancias, tendremos que estar plenamente concentrados", explicó el británico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de marzo de 2009