Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FINAL COPA DEL REY

Mestalla, 13 de mayo, 22.00

La federación ratifica de manera tajante a Valencia como sede de la final de la Copa del Rey

Mestalla, 13 de mayo, 22.00. Ése es el dictamen tajante de la Federación Española de Fútbol ante el posible frente común que pueden hacer Athletic y Barça para cambiar de sede la final de la Copa del Rey. La federación recordó ayer en un comunicado que la designación de la sede se aprobó por unanimidad en la reunión de la junta directiva del 23 de diciembre. "La RFEF quiere recordar que la designación de Mestalla es un acuerdo de su junta directiva, que tuvo en cuenta la celebración este año del noventa aniversario del Valencia CF, así como el centenario de la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana".

La federación española ha mantenido por tanto la decisión adoptada al igual que hizo hace un año, cuando en los días previos a la final de Copa del 2008 que disputaron el Valencia y el Getafe en el Calderón el club valenciano trató de que el partido se disputara en el Santiago Bernabéu, con más aforo. La diferencia entre la situación del año pasado y la actual está en que ahora el estadio se ha elegido con mucha antelación antes de conocer a los finalistas y en aquella ocasión se decidió tras las semifinales. A eso se refería el presidente del Athletic, Fernando García Macua, el jueves, cuando se extrañaba de que la sede se hubiera elegido hace tanto tiempo. Algo similar ocurrió en el año del centenariazo (el triunfo del Deportivo ante el Madrid en el Bernabéu), con motivo del aniversario del club madridista. No obstante, Athletic y Barcelona debatirán hoy sobre este asunto en la comida entre ambas directivas.

El Athletic sostiene que Mestalla tiene una capacidad insuficiente (unos 55.000 espectadores) para cubrir las demandas de entradas de los dos clubes. En el estadio valencianista, cada entidad contaría con unas 17.000 entradas, por una cantidad similar la federación.

El club vasco, mientras, fue multado por el Comité de Competición con 3.000 euros y "apercibimiento de cierre de su estadio en caso de reincidencia" por la invasión de campo en San Mamés tras la semifinal contra el Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de marzo de 2009